Esta noche olvidé el nombre de las estrellas

entre un rayo de luna y una sonata de Mozart

hay golpes en el alma dejados por Cupido

versos que fluyen con angustia de corazón.

 

El día ha volado balbuceando notas rojas

escándalos  alarmados todos en televisión,

los crimines pederastas de una iglesia,

los declives en picada  de wall street,

el llanto en silencio de una palestina

con los reclamos y negación de Israel.

 

Hay niebla obscura en el mundo entero

la tierra exige buscar nuevos caminos

estamos en el tercer milenio a  sabiendas

como continentes mueren sin pan

y mi patria sangra heridas en silencio;

aquí parece no haber barco para navegar.

 

Esta noche Mozart olvidó sin querer

las claves para alzar excelso mi espíritu

yo tan solo quiero olvidar mi nombre

junto al brillo sublime de cada estrella

y soñar, sin saber si despertar mañana,

como algún día todo esto cambiará.

 

Sigue leyendo a Emig Paz