Lo habré perdido todo.

 

Solo queda el sabor del aire,

la música variada del viento

la noche obscura y el cielo estrellado.

 

Se habrá ido todo.

 

Ahora quedan vacías mis manos

la sangre abatida corriendo sin rumbo

mi piel seca por el recuerdo

y mi mente postrada al horizonte.

 

Allí, atrás de mi, cerca de mi

camina un pueblo adolorido

con los mismos recuerdos

con las mismas palabras

con la sangre de los mártires

silbando canciones de esperanza

y las portadas de los periódicos

que muestran cifras alarmantes.

 

Lo habré perdido todo.

 

 

Solo miro el mar, la luna y el viento.

siento en la frente el sudor del frío

y miro en tus ojos cada mañana

el brillo transparente de los míos

entonces entiendo a tientas

como si lo he perdido todo

mas no he perdido nada.

 

Sigue leyendo a Emig Paz