Luciérnagas sobre la almohada

van dibujando en la cama

el sabor de este verano

con olas transparentes

de una morada santa.

un pedúnculo en la sábana

una gota de luna en la ventana

una luz brillante que fluye

a lo largo de toda la casa.

 

Luciérnagas sobre tu alma

incendian mojada mi boca

beben despacio gota a gota

luces caídas fuera de la ventana;

un haz verde en  tu mirada

una sonrisa dibujada basta

si envueltas entre sábanas

aparecen luciérnagas blancas.

 

 

Sigue leyendo a Emig Paz