Hay amores que se deslizan de las manos

que dejan sabores agridulces en la punta de los dedos

hay amores malignos hasta profanos

prohibidos a los ojos de los ángeles y el cielo.

Si alguna vez has bebido en las alturas

creyendo estar en las poses de los santos

más has visto la mancha de tus manos

tu corazón ha conocido tumba sin llegar el tiempo.

 

Hay amores malvados que carcomen heridas

que salpican los recuerdos de errores y saliva,

esos amores frustrados en bandeja rota

tíralos por la punta de tu pelo olvidándolos

por siempre antes de caer larga la noche.

Esos amores perturban débiles sueños

agobian el alma sin detenerse con tregua,

limpia tu alma de todos esos raros vectores

transmitidos a ciegas por esos malos amores.

 Sigue leyendo a Emig Paz