Recuerdo tu mirada azul,

ayer cuando te fuiste

con la nobleza dibujada

en la plenitud del rostro,

y tus manos,

tus largas manos de nieve

besaron suave mi boca

rociándola con tu aliento,

rociándola con tu vida.

La distancia,

cuánto ha crecido la distancia

separándonos a solas la vida,

cuando ha crecido mi vida

por tener el aliento de tu vida,

cuánto he buscado en las estrellas

tu mirada azul vista en la distancia

tu alma noble envolviendo mis ansias.

Todo el amor se volvió prohibido,

toda la pasión ha sido reprimida

si en mis noches solo tengo tu recuerdo,

tu recuerdo azul y mi boca blanca.

Espero como la mañana al sol

tu llegada cubierta de rosales,

allí jugaremos con copos de nieve

cantaremos alegres bajo la luna,

cortaremos las flores de primavera

y correremos junto al azul de los mares,

cuando llegue ardiente el verano

tu recuerdo azul será mi presente lejano.

 

También te puede interesar: Insomnio

 

Sigue leyendo a Emig Paz aquí.