Si llega la noche

y me encuentra titiritando de frío

me esconderé en tu cuerpo

agua con fuego

torrente de llamas

incendiando mi lumbre.

 

Allí estaré

hasta cuando las estrellas

decidan iluminar los pastizales

y la penumbra del mañana

aparezca entre mis sabanas

mojada de sol.

 

 

Beberé en tu boca

fuente de agua dulce

gotas de rocío

ignoradas por la primavera,

allí posaré

olvidado del hielo.

 

 

Si me encontrara la noche

solo y con frío

me entregaré a ti

todo sin miedo

sin hastío.

 

Sigue leyendo a Emig Paz