El 09 de abril 1948, hacia las 13:30 pm fue asesinado en Bogotá el líder liberal Jorge Eliecer Gaitán, candidato que se postulaba como el nuevo presidente de Colombia y que prometía un verdadero cambio político y social al país que venía atravesando por la dura situación de la dictadura del general Mariano Ospina, quien había desangrado la economía y alimentado un sistema político de desigualdad, pobreza y corrupción. El pueblo buscaba un cambio, un nuevo líder, pero fue Juan Roa quien esa misma tarde empuñó su arma y a sangre fría disparó contra Gaitán acabando con su vida y con el sueño de transformar la historia de Colombia.

A partir de ese ese momento nace la guerra en Colombia que abrió un camino para la guerrilla, narcotráfico y violencia que ha permanecido más de 50 años, bañando el país en sangre y sufrimiento, en un sentimiento de intolerancia y rencor que se fue cosiendo por todo el país y desató la guerra más temeraria que se hubiese podido contar.

El 09 abril en Colombia

El 09 abril en Colombia

Fue ese mismo día a pocos minutos que se diera la noticia en todo el país de que Jorge Eliecer Gaitán había muerto cuando se inició una división política y de odio entre liberales y conservadores, la capital bogotana se vio bañada en humo y violencia, las protestas en la calle no pudieron esperar, edificios gubernamentales, el comercio y el mismo tranvía fueron incendiados, hubo saqueos, muerte, rabia, dolor e impotencia de ver como el pueblo nuevamente era subyugado, pero esta vez, era el mismo pueblo quien decidió tomarse las armas y asesinar a cada uno de los adversarios políticos que apoyaban el partido conservador y se generó una violencia que avanzó hasta el campo y enterró los sueños de cientos de familias campesinas que venían aguantando la desigualdad y pobreza que la dictadura había dejado.

 

Tardaron varios meses en recuperar el control de la ciudad, sin embargo, la víctimas reales continuaban en el campo,  “la chusma”  como eran llamados a los chilavitas, seguidores del liberalismo, atacaban a familias conservadoras, incendiando sus predios, matando niños, hombres y mujeres, no había límite, no había reglas en el juego, solo se regían por el odio y resentimiento, el gobierno incapaz de actuar y gobernar, intentó tapar el hueco con un dedo, pero ante la impotencia fue así como un día el campesinado ya no aguantó más y se levantaron en armas contra el mismo gobierno y nacieron las Fuerzas Armadas Revolucionarias Campesinas (FARC) y el Ejercito Liberación Nacional (ELN) que apoyados por los ideales marxistas y leninistas de la revolución cubana se conformaron como guerrillas y al pasar de los años, se posicionaron como una fuerza de oposición utilizando como mecanismo la violencia y atentando contra el mismo pueblo.

El bogotazo

El bogotazo

“Mi abuela era conservadora y ella me cuenta que a los 15 años tuvo que huir con mi abuelo con quien apenas tenía una relación de amor y que era de familia liberal, y como una historia de amor, huyeron para no ser arrestados por la diferencia política que los separaba… viajaron por todo el Magdalena Medio huyendo de esa guerra que los separaba, al año nació mi madre, sin embargo, mi abuela tuvo que abandonarla con tan solo semanas de nacida y desaparecer con su familia que la obligó a volver a casa, solo 15 años después pudo reencontrarse con mi madre … el tiempo ya no pudo recuperarse y quedó allí la ausencia de una madre y una familia resquebrajada”,  confesó María.

Este testimonio es un simple retrato como los muchos que aún se pierden en el silencio de una generación que recuerdan como este hecho del 09 de abril cambió las dinámicas del país y abrió una puerta al conflicto colombiano que más tarde en la década de los 80’s explotó con mayor fuerza por causa del narcotráfico y la guerra entre los carteles de Medellín, Cali y la mente más perversa de aquel entonces: Pablo Escobar Gaviria.

 Hoy el conflicto ha terminado y solo casi 70 años después se puede hablar que hay un cese al fuego y un proceso de paz, un desarme para desmovilizar a los más de 30 mil hombres que hacen parte de las FARC y que durante las últimas décadas también llevaron la carga de una guerra que inició un 09 de abril.

 

Sigue leyendo a Emilia López