NeverTooLate para desarrollar inteligencia emocional

NeverTooLate para desarrollar inteligencia emocional

Un elevado coeficiente intelectual y un cerebro brillante no nos sirven de nada si no sabemos leer las emociones propias y de las personas que están a nuestro alrededor. En muchas ocasiones es más valorada la inteligencia emocional (EQ) que la propia inteligencia (IQ), por esta razón es necesario identificar que podemos hacer para poder desarrollar la inteligencia emocional. Esta habilidad es básica para comprender, motivar y vivir una vida feliz. La idea no es que dejemos de sentir, si no saber cómo manejar estas emociones de manera exitosa. Es todo un reto afrontar las emociones, pero con ayuda podemos llegar a desarrollar este tipo de inteligencia.

Los psicólogos por muchos años han estudiado y analizado la inteligencia emocional a través de los tiempos. Daniel Goleman, periodista de The New York Times, es hoy el gurú de la inteligencia emocional. Ya con 70 años, su visión va más allá de lo que el resto puede ver. La pasión por la psicología, la heredo de su madre y hoy es el mayor divulgador del tema. Daniel Goleman nos da los 5 pilares de la inteligencia emocional:

  1. Autoconciencia: Es la capacidad para entender lo que sentimos y tener una fuerte conexión entre nuestros valores y nuestra esencia. Ser sinceros con nuestros más profundos sentimientos, evaluando las emociones y reconociendo sus causas y efectos. Hay que estar seguros de nuestras capacidades y saber hasta dónde se puede llegar.
  2. Autorregulación: Nadie tiene el mando de las emociones, no se sabe ni cuándo ni cómo van a llegar, pero si de cuánto van a durar. Hay un sin número de técnicas que nos ayudan a aliviar emociones negativas como la rabia, la ansiedad o la depresión. Algunas técnicas nos enseñan a romper impulsos que después nos pueden traer consecuencias. Mantener estándares altos basados en la honestidad e integridad. Tomar responsabilidad de los actos. Flexibilidad y abrir la mente a nuevas ideas.
  3. Motivación: Para tener una motivación hay que tener objetivos claros y una actitud positiva. Si la mente se nubla de actitudes negativas siempre podemos cambiarlas y verles algún lado bueno. El solo hecho de querer ser mejor persona cada día es ya un paso adelante. El compromiso viene de la mano de la motivación, proyectando el alcance de tus metas saltando obstáculos.
  4. Empatía: Entender que las personas también tienen sentimientos como nosotros es muy importante para una vida y carrera exitosa. Hay que reconocer que los demás también tienen sus propios problemas y que no todos respondemos igual. Al hacer a un lado las emociones de otros lo único que logramos es alejar a las personas. A la hora de hacer negocios, esto puede ser una clave importante, ya que entender las necesidades de un cliente puede llegar a cerrar un gran negocio.
  5. Habilidades sociales: Es un equivalente al éxito profesional y personal. En estos tiempos de internet, no hay tanto contacto humano como lo había hace años. No podemos dejar perder las relaciones con personas; más vida social y menos virtual. Tener técnicas de persuasión, enviar mensajes claros, liderazgo, resolución de conflictos, tener relaciones nutridas, y la capacidad de crear buen ambiente en un grupo, son solo algunas de las características necesarias para desarrollar estas habilidades.

    “Esta habilidad es básica para comprender, motivar y vivir una vida feliz.”

Un estudio de Harvard Business School, muestra que solo con un IQ alto no se puede ser exitoso en la vida. Se necesita de la mezcla de las dos inteligencias (EQ y IQ) para sobresalir. Así que ¡a poner en práctica estas habilidades y ser exitosos!

 Sigue leyendo a Emilia López