La emoción de las fiestas no es solo de los niños; las luces, las cenas, compartir con los más queridos son parte de la tradición. Creamos o no en la Navidad y sus buenos sentimientos, es una para fecha seguir con tradiciones familiares y crear nuevas. Personalmente me da mucha alegría que, con el paso de los años, nos vamos volviendo más espirituales en Navidad, los regalos son menos materiales y ya no pedimos una súper lista cargada de juguetes y cosas materiales que en febrero ya ni nos acordábamos que existían. Hoy quiero compartir un NeverTooLate para hacer la carta a los Reyes Magos.

Una carta que nos enriquezca espiritualmente y por qué no pedir por el mundo en el que vivimos.

¿Qué pensarían Melchor, Gaspar y Baltasar si hoy se encuentran tu carta para ellos? ¿Qué pedirías en tu carta? ¿Nos estarían regalando incienso, mirra y oro o nos dejarían con las manos vacías por no portarnos cómo debemos?

Reflexionando un poco sobre los hechos del año que ya pasó, mi carta estaría pidiendo a gritos más tolerancia en el mundo, más amor, y como no, la paz mundial. Que nos regalen más historias amables para contar, más actos de amor y solidaridad, más noticias con cara positiva.

 

NeverTooLate para hacer la carta a los reyes magos

NeverTooLate para hacer la carta a los reyes magos

El año 2017 nos dejó muchos sentimientos encontrados: desastres naturales y una temporada de huracanes históricamente catastrófica, ataques terroristas y guerras entre culturas, diferencias políticas, Corea del Norte y sus amenazas nucleares, el nacimiento de una jirafa en un livestream con más de 1.2 millones de personas viendo, un eclipse solar esperado por más de una década, el hashtag #metoo que creó un movimiento ante el abuso sexual y sus escándalos, un iPhone que revolucionó el mercado, el bitcoin y sus misterios…

 

No tenemos el mundo en nuestras manos, pero sí podemos empezar a ser más tolerantes con el vecino, entender un poco que si gastamos agua de más, puede llegar un día que no tengamos agua para gastar, que si no cuidamos del medio ambiente nos toca hacer maletas y mudarnos a otro planeta.

 

Es hora que hagamos una carta a los reyes magos con el corazón y portarnos bien para que no nos quedemos con las manos vacías, que no solo sea un coqueteo de principio de año sino que perdure por más tiempo y no como los juguetes en febrero que ya son parte del closet del olvido.

 

Sigue leyendo a Emilia López