Entre los países con más sobrepeso del continente americano se encuentran Chile, México y Estados Unidos. Dormir mal, ansiedad, metabolismos lentos, factores genéticos, falta de hacer ejercicio son algunos de los grandes contribuyentes de esta condición física. El sobrepeso se debe a un desequilibrio entre la cantidad de calorías que se consume, versus la cantidad de energía que se gasta.  Con el esfuerzo de encontrar una solución a este problema, los científicos de alimentos usan tecnologías para que todos nos beneficiemos.

Me encontré con este estudio de la Universidad de Santiago de Chile, del departamento de ciencia y tecnología de alimentos. Los científicos en conjunto con un grupo de investigadores estadounidenses determinaron que el consumo de papas fritas duplica el riesgo de muerte prematura. Los chilenos con sus avanzadas tecnologías crearon unas papas fritas saludables, que absorben hasta tres veces menos aceite durante la fritura. Estas papas fritas son el resultado del afán de combatir la obesidad. Estas papas son creadas por medio de procesos de destrucción, utilizando una mezcla de descartes de papas y subproductos del pulido de arroz. Los creadores dicen que la apariencia es algo diferente para diferenciar las papas saludables de las no saludables, pero que el sabor es casi exacto y lo más importante: más sanas.

El objetivo principal, ya mencionado es reducir la tasa de obesidad, que afecta a un 68% de la población y siendo las papas fritas el alimento que más produce sobrepeso. En algunas ocasiones, las papas fritas pueden ser adictivas estimulando partes del cerebro relacionadas con el placer. El consumo de fritos puede llevar a problemas graves de sobrepeso, diabetes, hipertensión entre otras.  Por fin vamos a poder disfrutar de unas deliciosas papas fritas sin preocuparnos por las desventajas que nos traen.

 Sigue leyendo a Emilia López