Ku Kux Klan, de la derivación griega kuklos, que significa círculo, y Klan por los grupos ancestrales familiares de los clanes escoceses, es el nombre adoptado por grupos de extrema derecha nacidos en Tenesse, Estados Unidos de América, grupos creados y fortalecidos después de la guerra de secesión, grupos que, desgraciadamente, promueven el racismo, la supuesta supremacía de la raza blanca, la homofobia, el antisemitismo, el anticomunismo, resumiendo, grupos con la finalidad de seguir concibiendo a toda raza diferente a ellos, como seres inferiores.

En 1865 toma fuerza el movimiento por los veteranos de la guerra de secesión quienes quisieron resistirse a la reconstrucción, lo increíble de esto es que estaban tan dañados que ocuparon métodos violentos para conseguir sus fines, son grupos que se organizaban de manera secreta, portaban una escalofriante, ridícula e intimidante vestimenta que, al menos a mí, me recuerda la semana santa en Sevilla. Están organizados por un líder y diez consejeros, todos los demás se hacen llamar “leales seguidores”, desde ahí me parece algo sumamente ridículo.

KKK

KKK

En sus inicios fueron conocidos por sus excesos contra hombres, mujeres y niños de raza negra que, sin importar la edad, eran agredidos, torturados y, en algunos casos, asesinados; para sembrar el terror solían sembrar cruces en los jardines de sus víctimas y les prendían fuego con el único fin de demostrar su poder y superioridad, amenazándoles de irse o atenerse a las consecuencias. Fue en 1915 que, a su grupo de odio decidieron incluir católicos y judíos; hoy el grupo añadió a los hispanos y asiáticos a su ridícula lista de seres inferiores a ellos. Lo único que me queda claro es que es un grupo de odio extremo, donde la “gente” se reúne para encontrar diversión y entretenimiento, humillando y lastimando a todo aquel que es diferente o libre de prejuicios.

La película “El nacimiento de una nación” glorifica al Klan, esta película se basa en el libro y obra de teatro The Clansman, así como en el libro de Thomas Dixon, The Leopard’s Spots. Después de esta película el Klan tuvo más éxito reclutando a lo largo del país a millones de nuevos miembros, y alcanzó su nivel máximo en la década de 1920, cuando el 15% de la población formaba parte de sus filas, además de algunos en Canadá.

¿Qué pasa con la normalización del odio y la libertad de expresión?, ¿Qué defiende la supremacía blanca? es una ideología que sostiene que la raza blanca, definida ésta por elementos biológicos, culturales e incluso morales, es superior a otras razas, me suena a Caín y Abel, una simple y sencilla lucha de ver quien domina a quien.

En sus inicios fueron conocidos por sus excesos contra hombres, mujeres y niños de raza negra que, sin importar la edad, eran agredidos, torturados

Si no nos proponemos demostrar que tenemos calidad moral para poder vivir pacíficamente en diversidad y que somos capaces de vacunarnos contra la intolerancia, la exclusión y la aniquilación, estamos perdidos como sociedad.

La selección natural nos enseña que la evolución es un proceso a la deriva, es increíble que después de tantos años sobre la tierra sigamos creyendo que existe una diferencia respecto a los derechos de los individuos, si, somos diferentes, respecto al aspecto físico, creencias, modelos de sociedad, ideologías, es mas, somos diferentes hasta en la manera de percibir el medio ambiente, pero nada mas, los derechos no pueden ser diferentes a unos y a otros y creo que grandes figuras humanistas de color, hispanos, judíos, han demostrado ser muy inteligentes y grandes pensadores, defendiendo con esto cualquier teoría que los sobaje frente a cualquiera. Pero, insisto, que, como Caín y Abel en el Génesis, la respuesta es la misma, que en los aspectos fundamentales de la vida humana no puede haber progreso, solamente una lucha sin fin contra nuestra propia naturaleza.

KKK

KKK

Me resultaba muy gracioso la existencia de un grupo tan ridículo y absurdo como el KKK, pero con la llegada de un presidente con las características del que llego al país vecino ahora estoy preocupada, el odio, el extremismo y la intolerancia han sido reavivados, se vive un ambiente tenso en cuanto a las diferencias raciales, si bien es cierto, la supremacía del hombre blanco es repulsiva, pero hoy día está en el poder y el poder alimentado de ignorancia es una bomba de tiempo.

Mi conclusión, es dejar de bombardear a los niños con la selección de una religión a temprana edad, mantenerlos ateos hasta la mayoría de edad, que sean ellos si deciden o no creer en un ser supremo, y en esa etapa de ateísmo permitir la convivencia natural, sana entre ellos, sin inculcarles el concepto de superioridad o diferencias, es nuestra responsabilidad como padres terminar con esta segmentación tan peligrosa, pero mas aun enseñarles que la supremacía blanca no existe, que es un error de programación en el inicio de una nación pero que, en realidad, es el absurdo mas grande que puede existir. La responsabilidad de los padres es crucial en este cambio de paradigmas ante la terrible situación social que vivimos. Ello porque si desde pequeños los enseñamos a pertenecer a grupos separatistas las consecuencias son inimaginables.

Sigue leyendo a Erika del Sol