La corrupción en el mundo está definida como el abuso de poder encomendado para beneficio personal, es un fenómeno nocivo que no discrimina entre el sector privado o público, incluye la aceptación y ofrecimiento de sobornos, malversación de fondos, el uso de materiales de mala calidad o la preferencia de amistades en cargos importantes frente a gente capaz de realizar el trabajo; es un problema mundial que engloba la política, el dinero y el poder; lo alarmante de la corrupción es que no hay un país donde no se hayan dado casos de la misma. Entonces ¿Qué está pasando en el mundo?

Se ha intentado poner límites a la corrupción a través de la creación de “transparencia internacional” (TI) y los “observadores internacionales”, la intención de estos organismos es poner fin a la impunidad ante casos de corrupción, abriendo al escrutinio público los gastos políticos, luchar contra la desigualdad a través de la transparencia, sin embargo la corrupción no es un problema circunstancial o de un país en específico, es un problema sistémico, el tráfico de influencias, el soborno, la extorsión y el fraude son algunas de las prácticas mas comunes en la corrupción.

corrupcion3
Pero vayamos más lejos, a los orígenes de esta práctica constante, a la mentira y la naturaleza humana de “corrompernos” de hacer pedazos al ser humano a través de la mentira ya que la corrupción es una depravación moral o simbólica que consiste en hacer abuso del poder y habla de una necesidad del ser humano de tener, de tener a toda costa poder y dinero, entonces de que nos sirve TI, si el problema radica en el ser humano, en la depravación del ser que sólo quiere llenar sus arcas y que no sabe, ni sabrá nunca compartir o sentir empatía por sus semejantes.
Como todos los problemas del mundo desde que este es, nos remontamos a la evolución de la conciencia, a como en estos tiempos la corrupción se sitúa en un muy bajo nivel de conciencia pues para captar los requerimientos de una sensibilidad ajena, es preciso ser sensible, trascender al egoísmo, generar en las nuevas generaciones un código de conciencia y no repetir nuestros errores en ellos, pues la única información que reciben hoy día los niños y adolescentes es el tener para ser y tener a toda costa, a pesar de todo y de ser necesario corromperse a sí mismos para tener.

James Ibori, ex gobernador del estado de Delta, Cheng Keige del partido comunista Chino, Ferdinand Marcos, Muammar Gaddafi de Libia, Anthony Seminerio de New York, Leonid Reiman de Rusia, Hendra Rahardja de Indonesia, Alberto Fujimori de Perú, Sepp Battler en FIFA, Lula da Silva de Brasil, Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto de México, Iñaki Urdangarin de España, son de los casos de corrupción mas sonados en los últimos tiempos, donde sin importarles el derecho que les daba un puesto de la más elevada dignidad, su naturaleza estúpida, pedante, banal y su alma vacía de valores reales, de ideales les permitieron ser los casos más sonados de corrupción de los últimos tiempos.

Entonces podemos mencionar que el problema de corrupción es, en efecto, una carencia de valores, de un espíritu vacío de ideales, de pocas ganas de destacar por méritos propios, de no querer convertirnos en héroes sino en magnates, ¿cómo llegamos a esto?, ¿Cómo es posible que un ser humano prefiera el dinero que el respeto o la admiración?, ¿Cómo es que el ser humano se pierde en ese laberinto y repite una conducta compulsiva en el abismo interior de llenar un hueco de dinero y poder, pese a corromperse a sí mismo? En definitiva estamos hablando de un total desamparo de la raza humana, donde se ha perdido el sentido de pertenencia y se busca compulsivamente la aceptación de los demás a través del deslumbre y el poder, la compulsividad es una característica de la sociedad actual y estamos pagando ese desamparo con nuestros pseudo líderes hambrientos de un apapacho.

corrupcion5
Siempre que se habla de mi país, México, se habla de corrupción, la verdad es que el problema es mundial, el problema habla de un vacío tremendo en la psique humana, una ausencia de valores, de admiración, de empatía, un hambre insaciable de poder y dinero para pertenecer, para ser reconocido, para ser aceptado y admirado, es increíble ver a estos niños desamparados como presidentes de países, como gobernantes, como directivos, como líderes, hacen falta héroes, héroes de verdad que sean imitados por sus valores e ideales, hace falta inteligencia emocional.La corrupción es un lastre que va de la mano con la impunidad, entonces mi propuesta sería que el sistema jurídico mejore y así tener mejores leyes y menos gobierno, inculcar en el ciudadano común valores, civismo, ética, leyes sencillas y definitivas, no tratados incomprensibles para muchos que hacen inaccesible el entendimiento del sistema, entre mas leyes mas burocracia, deben ser leyes sencillas y prácticas, enfocar al legislador a simplificar la ley y no a seguir incrementando conceptos absurdos y mas burocracia, la corrupción al fin y al cabo se apareja delictivamente al robo, entonces quitemos el fuero y tratemos a los corruptos como lo que son; es imposible conocer todas las leyes, es mas fácil tener pocas leyes que todos conozcan a tratados que la mayoría desconozca, demos paso a la ley y al deber ser, y recordar en todo momento que las escaleras se barren de arriba para abajo.

final-corrupcio--n

Sigue leyendo a Érika del Sol