Mi amiga Liliana me preguntó la manera de ayudar a sus padres, ellos tienen propiedades valiosas, pero no quieren deshacerse de ellas; sin embargo, el dinero de la pensión no es suficiente, comentamos que en esta situación se encuentra mucha gente mayor quienes no poseen recursos económicos suficientes pero poseen una vivienda con cierto valor, lo cual convierte esa propiedad en recursos económicos sin tener que salirse de ella ofreciendo un negocio seguro a quienes son propietarios: la hipoteca inversa.

¿Qué es una hipoteca inversa? Sí coloquialmente la hipoteca se entiende como una compra a plazos, esta operación se explicaría como la venta a plazos, es decir, recibir el dinero de la venta de la propiedad, pudiendo vivir en ella hasta el fallecimiento, momento en que la entidad financiera o el particular se quedarían con ella, entregando el resto del dinero (si lo hubiera) a los beneficiarios o herederos del propietario.

Esta “figura” es muy bien explotada en España, se le conoce como el Censo Vitalicio, y ha funcionado para mucha gente mayor, quienes incrementan sus ingresos mensuales pero conservan el uso y disfrute de la vivienda hasta su muerte, si lo vemos como negocio tiene beneficios fiscales para ambas partes, todo depende de quien te haga el contrato, que siempre sea ante fedatario público y que consideres que, el incumplimiento de la mensualidad implica perder el derecho sobre la propiedad, pudiendo los propietarios cancelar el contrato y hacer uno nuevo.

La Hipoteca Inversa

La Hipoteca Inversa

Si lo analizamos fríamente, esa hipoteca que tardaste años en pagar, se vuelve un negocio al final del día, ya que tu propiedad te plantea una modalidad de negocio segura, donde recibes tu dinero de manera mensual sin exponerte a recibirlo y perder por no invertirlo; países desarrollados como Reino Unido prevén estas operaciones home-equity reversion, en USA home equity conversion mortgage, menos representativo pero también existente encontramos esta figura en Australia, Canadá, Dinamarca, Suecia, entre otros, es una operación segura y rentable para las personas que no tienen a quien heredar, y son las entidades de crédito las que adquieren la propiedad pagando puntualmente.

En la actualidad, no sólo personas mayores deberían tener en México esta opción, los matrimonios sin hijos, solteros, o personas sin “heredables” podrían tener este negocio previsto en su futuro y despreocuparse por una pensión limitada.

De las cosas para tomar en cuenta al contratar esta figura es la edad del propietario, ya que su vivienda debe estar garantizada de manera vitalicia, aun y cuando hayas terminado de pagar, se sugiere mayores de 65 años, asimismo, poner en el contrato el tema de mantenimiento de la propiedad o, si al comprador le interesa hacer mejoras, que se tome en cuenta al pago, evidentemente lo más importante es la edad y la esperanza de vida para el cálculo de las mensualidades, y por la edad se pueden obtener beneficios fiscales en base a la renta.

Definitivamente la ventaja mas grande de esta figura es su carácter vitalicio sin necesidad de contratar seguro de vida, además de conservar la vivienda y poder seguir disfrutando de ella, es una figura para explotarse inclusive frente a los hijos. Con ello también cobijamos a las personas mayores a quienes les cuesta mucho trabajo desprenderse de sus viviendas y evitamos conflictos de herencias blindando los bienes y su destino, así los herederos o familiares tienen una manera de costear los gastos de los mayores sin verse afectados.

La hipoteca inversa es un gran negocio que se puede concretar a través de un fideicomiso en donde se pongan las reglas del juego entre particulares, para mí, es el futuro para vivir de nuestros bienes sin desprendernos de ellos.

 

Sigue leyendo a Erika del Sol