Imagina que recibes por herencia una empresa, una empresa con gran potencial, una empresa que da de comer a miles de familias, una empresa donde vas a quedarte de por vida y donde posiblemente trabajen tus hijos y tus nietos, la única condición para recibir esta jugosa herencia es que tú no puedes dirigirla, necesitas contratar a un Director General, o en el argot actual a un CEO.

Tienes que contratar a una persona que, por los próximos 6 años, lleve tu empresa, te reporte ganancias, te de resultados, debe ser honesto pero atrevido para la toma de decisiones, saber invertir, tener el carácter para lidiar con los problemas, tener los conocimientos para multiplicar tu dinero y además ser sensible con los empleados, sin que ello implique ser tibio, necesitas una persona con un perfil internacional, que pueda negociar con cualquier extranjero, siempre en beneficio tuyo, te interesa una persona capaz de negociar a tu favor haciendo sinergia y generando confianza suficiente para que más gente invierta en tu empresa.

Sigue imaginando que te llegan currículos del mejor head hunter, esas personas que llegaron a tu escritorio son entre las que tienes que decidir, tienen perfiles extremos pero interesantes, ¿Qué revisas? ¿Qué buscas? Los currículos no tienen foto ni nombre, sólo vamos a decidir respecto a sus capacidades y experiencia, tenemos que ver donde han trabajado, que han logrado, los puestos que han investido y así tomar una decisión final, pero para ello primero hay que limpiar la cabeza, quitar telarañas mentales y prepararte para una decisión inteligente, reflexionemos en lo siguiente:

  1. ¿Te interesa la familia de tu DG, o que dé resultados?
  2. ¿Te interesa la religión que practica tu DG, o que dé resultados?
  3. ¿Te interesa la honestidad de tu DG, ya checaste su historial legal?
  4. ¿Te interesan los bienes de tu DG, ya checaste sus declaraciones, dónde vive?
  5. ¿Te interesa qué puestos ha tenido tu DG o sus promesas? – punto crucial –
  6. ¿Te interesa que tu DG haya estudiado y tenga experiencia?
  7. ¿Te interesa que tu DG esté actualizado con las necesidades mundiales y el cambio que se requiere para la economía global?
  8. ¿Te interesa que tu DG tenga un diálogo fluido e inteligente para negociar con otros países?
  9. ¿Te interesan sus objetivos, o sus sueños?
  10. ¿Te interesa que tu DG despilfarre tu dinero regalándolo o que contrate a más empleados, les enseñe a trabajar y multiplique tu dinero?
  11. ¿Te interesa que tu DG genere conflictos en tu empresa, o que los subsane?
  12. ¿Te interesa que tu DG pierda su dignidad con tal de ser tu DG?
  13. ¿Te interesa que tu DG avance en los proyectos empezados o que los abandone, aunque pierdas tu inversión?
  14. ¿Te interesa que tu DG multiplique tu empresa y logre estabilizarla?
  15. ¿Te interesa que tu DG invierta en energía solar sustentable o en refinerías contaminantes?
  16. ¿Te interesa que tu DG traiga de directivos a tu empresa a sus cuates o a gente capaz?

Para dirigir tu empresa no puedes distraerte al pensar quién es más buena onda, quién te cae bien, quién va en contra del sistema o quién pertenece a quien, lo que tienes que entender es que lo más importante es que contrates a una persona que sabe lo que hace, que tenga experiencia, que tenga un dialogo fluido, que genere confianza en inversionistas, que busque estabilidad, progreso, ni de broma pondrías a tu compadre, que te promete todo con tal de ponerse la camiseta de Director General, porque siempre fue su sueño, está bien que lo quieras, ¡es tu compadre! pero esta es tu empresa y tu responsabilidad va más allá de tus intereses personales, son miles y miles de familias las que trabajan en tu empresa y un mal Director General puede acabar con la estabilidad, piensa frío, sin pasiones, sin odios, piensa en México como en una empresa, no es un juego, ni una competencia de clases, es una empresa que debe seguir generando para dar más trabajo, generar más inversión y sobre todo que tú, como dueño, recibas utilidades y satisfacciones.

Razona el voto, tu voto es libre y secreto, no tienes que admitir nada ante nadie, la fidelidad es con México, no con nadie más, cuando entres a la casilla a votar estas solo con tu conciencia, es tu responsabilidad, es donde tienes la libertad de decidir por tu empresa, ¿a quién quieres de Director General?, al que cae bien pero no mas no da una, o al que igual no te encanta pero te va a entregar cuentas claras y fructíferas… tienes opciones reales en tu terna, tienes candidatos que han estudiado, tienen experiencia, pueden dialogar con cualquiera en este mundo, que tienen visión para generar inversión y competencia, elige a quien genere satisfacciones a nivel empresarial, vota por el que tú quieras pero nunca por el compadre…

 

Sigue leyendo a Erika del Sol