La Academia Nacional de Ciencias y la de Medicina de Estados Unidos, junto a la Academia China de Ciencias y la Royal Society del Reino Unido, organizaron en diciembre del 2015 en Washington D.C., una Cumbre Internacional sobre los últimos avances científicos en la edición de genes humanos y discutieron sobre la gran gama de cuestiones éticas y legales asociadas con estos avances científicos.

foto1-gen
Cientos de científicos y académicos abordaron temas como el estado del arte en esta técnica científica y las tecnologías disponibles para llevarla a cabo, así como también la relación riesgo-beneficio inherente a su aplicación, los principios regulatorios, la estandarización a nivel global y los principios éticos a considerar.La organización de dicha reunión surgió a partir de que científicos chinos trataran de alterar los genes en embriones humanos, un experimento de laboratorio que no resultó, pero que hizo evidente la necesidad de explorar los límites éticos y científicos en la aplicación de la ingeniería genética, que puede ir más allá de la promesa de curar enfermedades genéticas, para lo que se ha acuñado el término “eugenética”.

Existen pocos métodos para llevar a cabo la edición precisa de genes dentro de células reproductivas vivas –espermatozoides, ovocitos o embriones- que logren identificar las secciones de ADN a reparar o reemplazar, la versión biológica de corte y confección. Sin embargo, un método conocido como CRISPR-Cas9 es muy rápido, sencillo y económico, lo que los biólogos de la reproducción necesitan para desarrollar investigación y promete revolucionar el campo.

foto2-gen
El surgimiento de este tipo de dilemas éticos surge por la acentuada deshumanización ante el tecnologismo desenfrenado. Es importante no reducir únicamente al marco de las Ciencias Médicas sino que debemos entenderla en la amplitud con la que se ha presentado y a partir de ella realizar estrategias para la protección de la vida en toda su diversidad.