Las personas concebimos la idea de “ética” como la distinción entre el bien y el mal, como si eso fuero tan sencillo. Existen muchos aforismos relativos a este concepto moral, como la regla de oro “…trata a los demás como querrías que te trataran a ti”, en el campo profesional de la medicina se puede evocar al juramento de Hipócrates con “…haré para bien de los enfermos, apartándome de toda injusticia voluntaria y de toda corrupción” o religiosos como los diez mandamientos de la mitología hebrea. Etimológicamente, la forma más común para definir a la ética es: normas de conducta que distinguen entre lo aceptable de lo no aceptable.

 

ciencia-06Las normas éticas se aprenden desde muy temprano en el desarrollo humano, en el hogar en principio, la escuela y a lo largo de diferentes contextos sociales. La ética es ubicua y también se le conoce como sentido común, pero si es tan común, ¿Por qué existen tantas disputas éticas en la sociedad? Quizá la respuesta radique en la forma en la que las personas comprenden las normas y las aplican, filtradas por experiencias propias. La sociedad ha generado leyes para poder convivir armoniosamente con los estándares morales ampliamente aceptados. Si bien, la ética y las leyes utilizan conceptos similares estos no son lo mismo. Una acción puede ser legal pero no ética o ilegal pero ética. Podemos utilizar estos conceptos de ética para criticar, descalificar, evaluar, proponer o re-interpretar las leyes. La historia universal nos ha enseñado que muchos revolucionarios parten de la desobediencia civil a leyes que son consideradas injustas o inmorales.

«Un autor es aquél que contribuye sustancialmente en la concepción del trabajo, diseño, análisis o interpretación de los resultados»

ciencia-07Por otra parte, los conceptos éticos nos permiten establecer el método, procedimientos, o paradigmas posibles para abordar temas tan complejos como desconocidos. Por ejemplo, el calentamiento global puede ser abordado desde diferentes perspectivas: económica, ecológica, política. Nos permite establecer límites en la investigación genética, disciplina que ha tenido que replantear los límites de lo ético. La aplicación de normas éticas en la investigación científica es de suma importancia, en primer lugar, para establecer los objetivos, generar conocimiento, evitar errores, exponer la realidad y prevenir la fabricación, falsificación o mala interpretación de resultados. En segundo lugar, promueven la colaboración entre diferentes disciplinas basándose en la confianza mutua, en el respeto y la equidad.

 

Existen muchos códigos éticos de diferentes asociaciones, agencias gubernamentales y universidades que sirven como guía relacionados con aspectos de investigación científica. El código de autoría establece las políticas de propiedad intelectual, de intercambio de datos y conflicto de intereses. Establece que un autor es aquél que contribuye sustancialmente en la concepción del trabajo, diseño, análisis o interpretación de los resultados. Revisa el trabajo y resalta el contenido intelectual importante, además de responder por la exactitud e integridad de los resultados.

 

ciencia8-08De los principios éticos y características de comportamiento más importantes en la investigación científica, además de ser los que más se citan en los códigos se encuentran: la honestidad, la objetividad, integridad, evitar la negligencia, estar abierto a críticas, respeto por la propiedad intelectual, confidencialidad, no discriminación, legalidad, protección a los animales y en especial a los humanos. Cabe destacar que, aunque los códigos, principios y reglas son útiles e importantes, no alcanzan a cubrir todos los aspectos y generan conflicto, teniendo que ser constantemente evaluadas.

De acuerdo a Shamoo y Resnik (2015), la tasa de falta de ética profesional en investigadores es tan solo de 0.01 % por año basado en casos confirmados y tan alta como 1 % de investigadores al año basado en confesiones hechas en una encuesta anónima. Existen dos teorías al respecto, la teoría de “la gente mala” que establece que los científicos son personas altamente morales; solo aquellos investigadores que son corruptos, están desesperados económicamente o perturbados psicológicamente. Además, sería inútil hacerlo, porque la misma ciencia tienen mecanismos que eventualmente expondrían la verdad. La segunda teoría, del “stress” o de la ciencia “imperfecta”, propone un aspecto ambiental a la falta de ética. Políticas institucionales a las que son sometidos los investigadores, incentivos mal aplicados, la obtención de contratos, ambiciones personales o la búsqueda de fama llevan a los investigadores a cometer faltas éticas.