En febrero de 2012 investigadores de la mano de Albert Zink revelaron el genoma completo del llamado “Hombre de los hielos”, Oetzi, que vivió hace 5.300 años. Oetzi, bautizado así por la región alpina italiana donde fue encontrado, es la víctima del primer asesinato del que se tiene constancia científica. Si bien grandes esfuerzos científicos se han dedicado a determinar la causa de muerte de esta momia de los Alpes, un grupo de investigación, liderado por la EURAC (The European Academy of Bozen/Bolzano)  con la aportación de las universidades de Viena, Austria, Venda, Sudáfrica, Kiel, Alemania, y del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, también en Alemania, encontró rastros en el estómago de la cepa asiática de la Helicobacter pylori, una bacteria infecta el epitelio gástrico humano responsable de algunos tipos de gastritis.

oetzi1
Cada población humana posee una distribución característica de cepas de H. pylori que típicamente infectan a miembros de su población. Esta característica, ha llevado a los investigadores a usar H. pylori para estudiar los patrones de migración en humanos. Así pues las variedades encontradas estarían relacionadas con el origen de los humanos modernos y sus migraciones prehistóricas. A medida que los grupos humanos originados en África se extendieron por el planeta, disgregándose y diversificando gradualmente sus características genéticas, las poblaciones de H. pylori que llevaban consigo hicieron lo mismo. Así pues la cepa que infecta a los habitantes de Europa, por ejemplo, es la hpEurope, mientras que las cepas hpAsia2 y hpEastasia están en la población asiática. Según la creencia conservadora, existieron dos tipos de cepas de la bacteria, en África y en Asia, que se recombinaron para originar una versión europea, la que supuestamente padecía el humano del Neolítico cuando dejó su vida nómada y adoptó la agricultura.

Este hallazgo obliga a replantear el origen mismo del hombre europeo, ya que la versión de la Helicobacter que pudo padecer Ötzi se asemeja más a la versión asiática de la bacteria que a la europea. Resultó ser una cepa que en la actualidad se observa principalmente en el sur de Asia Central». La historia de la población mundial está estrechamente ligada a la historia de las bacterias, dado que su transmisión se produce, por lo general, dentro de la familia. «La recombinación de los dos tipos de Helicobacter solamente puede haber ocurrido en algún momento después de la era de Ötzi, y esto demuestra que la historia de los asentamientos en Europa es mucho más compleja de lo que se creía, anunció el microbiólogo Frank Maixner, uno de los líderes del estudio.

“La cepa asiática hallada pudo ser portada por los migrantes que inventaron la agricultura en Oriente Medio hace 10.000 años y que comenzaron a exportarla hacia Europa hace 8000 años”, explicó en una teleconferencia Yoshan Moodley, de la Universidad de Venda en Sudáfrica y uno de los autores del estudio.

oetzi3
Al principio, se pensó que se trataba de un alpinista moderno, pero en realidad era una momia humana natural, la más antigua de Europa encontrada hasta ahora, que ha ofrecido una visión sin precedentes de los europeos del Calcolítico (Edad de Cobre). De acuerdo con las estimaciones actuales, Ötzi medía aproximadamente 1,59 cm de altura, tenía 46 años y había pesado unos 50 kg. Tenía artritis, caries y la enfermedad de Lyme.

final-oetzi