Se ha realizado una estadística entre la población española con una serie de preguntas y un tanto por ciento muy elevado ha contestado afirmativamente a la pregunta del enunciado, no es broma aunque pudiera parecer lo contrario.
En época anterior a Galileo se pensaba que la Tierra era el centro de nuestra Vía Láctea y todos los demás planetas incluida nuestra estrella gigante roja el Sol, giraban alrededor de la Tierra.
Aunque mucho tiempo atrás en Alejandría, en el Ágora una conocida astrónoma y estudiosa de nuestra Vía Láctea consolido una teoría de cómo los planetas orbitaban alrededor del Sol en una órbita elipsoidal.
Pero no obstante no quiero desviar mi conclusión respecto a la afirmación de que es el Sol el que órbita alrededor de la Tierra, deberían haber preguntado también qué tipo de comportamiento tienen el resto de planetas que componen la Vía Láctea, aunque observando la contestación a la primera pregunta, la contestación a esta otra posiblemente nos sorprendería más aún si cabe.
Mi conclusión no es que la respuesta, aún siendo disparatada, sea debida a una falta de cultura o total desconocimiento de los conceptos basicos del universo conocido.
Si no mas bien una falta de comprensión de ello, motivado por una capacidad mental y de comprensión muy excasa para poder asimilar conceptos complejos para algunas mentes y en distinto caso otros individuos que dan por afirmativa la pregunta simplemente desconocen la respuesta acertada por falta de interés en el tema en cuestión.
Prefiriendo preocuparse por conocer quién ganará la liga de fútbol este año o si este año podrán irse de vacaciones y si es así elegir a cuál destino. Este tipo de personas solo han mirado al cielo para quejarse de un golpe que se han dado, porque si miraran al cielo con un radiante Sol varias veces al día hubieran visto que el Dios astro amanece por el este y se oculta al atardecer por el oeste, pareciendo transitar alrededor de la tierra, pero nada es lo que parece, siendo la verdadera causa originada por el movimiento de la Tierra con sus dos movimientos de rotación sobre su propio eje y translación alrededor del Sol.

 

Sigue leyendo a Gerardo Moreno