Esta noche he soñado
que amanecía
del color de la esperanza,
esa luz esperanzadora
para un mundo mejor.

Donde todos sin distinción
de raza, credo o color
podamos realizar
nuestros sueños,
sin las barreras
que nos impone la sociedad,
los intereses creados,
y la falta de empatía
de todos aquellos
que miran a otro lado,
donde la mediocridad
campa a sus anchas,
y la estupidez se divierte
a consta de los demás.

Tranquila sigue durmiendo
velaré tus sueños,
para cuando despiertes
en el día que amaneció,
sea el día de la esperanza,
la esperada buscada por todos.

 

Sigue leyendo a Gerardo Moreno