El problema base del mundo es que aún viviendo en la era de la comunicación. La comunicación entre los seres humanos es nula o  inexistente, unos hablan y otros no escuchan y los que escuchan luego hablan y los que hablaban no escuchan no hay consenso posible pareciese como si no nos interesara para nada lo que le ocurra al prójimo. La empatía brilla por su ausencia,  ni tan siquiera a la hora de tomar medidas los gobiernos en conjunto por un bien común aglutinando a los países en meros espectadores de la barbarie y la destrucción del hombre contra el hombre motivo de la creación. El problema principal se agudiza, como una ficha de domino que al caer va golpeando en otra y esta a su vez contra otra y así sucesivamente, hasta quedar todas tumbadas inertes, como estamos la mayoría de las sociedades hundidos en esta crisis por la falta de comunicación de los mandatarios del mundo civilizado, aún que lo de civilizado es una manera de nombrar un mundo que se devora así mismo por las ansias de poder y de poseer todo hasta lo que no necesita, solo por el mero fin de poseer, dentro de una carrera a contra reloj que esta consiguiendo la deshumanización de todos los seres humanos de este nuestro planeta llamado tierra.

 

Sigue leyendo a Gerardo Moreno