CUANDO LA  LLUVIA

Cuando la lluvia se posa
en los cristales,
y resbala la gota.

Los pensamientos se agolpan
buscando un reencuentro.

Las luces de la calle se difuminan,
y todo es oscuridad.

Un rayo de luz violenta
la oscuridad furtiva.

Donde hay luz existe oscuridad,
y la oscuridad presente
ilumina con luz propia.

Entre el día y la noche
las preguntas de siempre.

Si pudiera encontrarte
en la gota que resbala por el cristal,
te bebería a sorbos.

Y si en frasco de cristal
en vapor te encontrarás
te inhalaba a instantes
para impregnarme
de tu ausencia.

O si fuera posible
entrar en el portal multidimensional.

Viajaría hacia ti
sin ningún atisbo
de duda.

Convertido en energía
viajando en vuelo estelar.

Hasta el último recoveco
del universo.