Para quien quiera creerlo es una especie de relato que a continuación comenzare a relatar en primera persona y que intentare por todos los medios no se pierdan en su contenido que pudiera parecer confuso pero intentare y se que lograre se sientan en su casa leyéndolo.

Les voy a hacer una pregunta una pregunta que mi pareja contesto que no, la pregunta es la siguiente:

¿Cuándo alguien desea algo por fantástico pudiera parecer con todas sus fuerzas y vuelca toda su energía para que ocurra sucede lo deseado o por el contrario no ocurre?

A continuación les voy a narrar una experiencia mas que extraña aunque como me dijo una amiga mía todo lo que te ocurre es por ser tu. Frase para pararse a pensarla.

Siempre me ha apasionado el universo desde muy niño y a raíz de una experiencia  ovni muy conocida ocurrida a finales del mes de julio en Cádiz más concretamente en Chipiona allá por el año 1974 y con tan solo siete años tuvimos una experiencia, digo tuvimos porque desde donde lo vimos era un lugar de apartamentos turísticos y además de estar mis tres hermanos habría aquella noche sobre las 23:00 horas unas cincuenta personas o mas.

Esta experiencia me marco como marcan a fuego ardiendo las reses, esta experiencia también la sufrieron los concocidos hermanos Peralta famosos rejoneadores en Chipiona pero en otro lugar la misma noche a distinta hora.

Después no tuve ninguna experiencia mas de este tipo aunque estos últimos años la he deseado tener con mas fuerza y energía inconscientemente, hasta que el 11 de julio de 2011 tuve una experiencia similar a la anterior

Viajando con mi coche de vuelta a casa vi como una estrella se acercaba y se alejaba a mi posición, es decir en dirección a la superficie de la tierra, pronto descarte que pudiera ser una estrella aunque si similar por ser una luz muy blanca y potente tipo luz de estrella, bueno el caso es que cuando aparque el coche y descendí, me dirigí a la puerta del portal de entrada a casa y en lo alto del cielo allí estaba esta vez permanecía inmóvil aparentemente, de pronto hice una reflexión que fue la siguiente: “No hace falta que me demostráis nada se quienes sois fue terminar mi pensamiento y esa luz descendió a toda velocidad iluminando todo el entorno dicha luz tan potente me cegó y tuve que apartar la mirada y al dejar de mirarla vi como todo a mi alrededor estaba completamente iluminado, después solo recuerdo entrar en el portal de casa curiosamente a la misma hora que vi en mi reloj cuando descendí del coche las 5:45 horas de la madrugada.

Ahora algunas noches veo luces de las mismas características surcar el cielo nocturno y solamente pienso, ¿será aquella luz con la que me tope o quizás sean otras?

Sea como fuera aunque el título es para quien quiera creerlo, mejor les diré que si no lo creen no importa porque en lo mas profundo de mi pensamiento es algo que siempre tendré y tengo presente.

 

Sigue leyendo a Gerardo Moreno