El término telequinesis fue acuñado en 1890 por el psicólogo ruso investigador Alexander N. Aksakof.

La palabra «psicoquinesis» fue pronunciada por primera vez en 1914 por el autor y editor estadounidense Henry Holt en su libro. “En las relaciones cósmicas” y la adoptó su amigo, el parapsicólogo estadounidense J.B. Rhine en 1934 en relación con los experimentos para determinar si una persona podría influir en el resultado de caer los dados.
A la telequinesia se la ha vinculado con lo paranormal o la parapsicología dentro del marco de la  macropsicoquinesia (fenómenos físicos observables directamente). Lo cual es un error que voy a argumentar a continuación.

Se conoce tan poco en relación a esta facultad del cerebro de poder mover o cambiar de forma objetos materiales. Tanto como la telepática en ambas cualidades del cerebro. La energía procedente del mismo denominada fluido psíquico activo capaz de afectar a la materia causando movimiento o deterioro de los objetos sería la misma que se manifiesta durante los fenómenos telepáticos demostrados experimentalmente por Joseph Banks Rhine y otros.

El problema es que mucha gente especializada en parapsicología al no tener nada que demuestre este fenómeno así como el telepático. Pues en lugar de intentar dar la credibilidad a algo posiblemente existente, hacen lo contrario es decir exagerar y inventarse cualidades de la telequinesia que lo que logran es desprestigiar los pocos experimentos y estudios serios sobre la cuestión.

Todos conocemos los dobla cucharas y demás farándula que pueden ver en YouTube o cualquier página esotérica o del tema paranormal. Al haber mucho charlatán que de algo que puede o no ser cierto lo toman como una cualidad de ellos y la explotan de cualquier manera para obtener un beneficio económico y ser conocido o famoso en el entorno de la cuestión.

Bien ahora voy a ser lo mas trasparente y elocuente posible.

La telequinesia si existe pero con algunas diferencias sobre la definición que puedan obtener en internet o revistas de ciencia o seudociencia paranormal.
El cerebro es como todos sabemos un manantial de sabiduría y concocimientos y nosotros los seres humanos estamos dotados de energía el punto donde más energía se congrega es en la mente.

Bajo mi modesta experiencia en el campo de la telequinesia. Si fijas tu pensamiento en un objeto material, desde lo más pequeño hasta lo mas grande por ejemplo: ya sea un mechero o un coche o incluso un avión estacionado en un aeropuerto. Este experimenta un movimiento prácticamente imperceptible que es producido por unas ondas energéticas que salen de la mente de la persona que digamos tienen esa cualidad de poder ejercer movimiento sobre algo material. La persona que ejerce el movimiento sobre el objeto previamente elegido si percibe dicho movimiento aunque de manera débil y tenue.

Ahora quizás estén pensando si el movimiento es prácticamente imperceptible o solo el sujeto que realiza esa acción puede observar, podría ser debido a que es una ilusión óptica de su mente que le envía ese mensaje erróneo y en realidad el objeto no se mueve y permanece estático siendo su mente la que hace creer al sujeto que se esta moviendo.

Por lo tanto la telequinesia es algo que nunca se llegara a probar mediante ningún experimento y siempre permanecerá en secreto en las personas supuestamente capaces de ejercitar esta facultad.

Sigue leyendo a Gerardo Moreno