Como la lluvia
moja tus ojos
Impidiéndole ver
el arco iris prematuro
del impaciente atardecer
que se precipita al océano
por la curva del horizonte.

Como tus ojos se mojan
y se impregnan del aroma
de tu inalcanzable presencia.

Sintiéndote tan cerca,
sin saber dónde estás.

Siempre estarás en mi corazón,
aún roto y resquebrajado,
y desangrado por dentro.

Su latido me recuerda
cada segundo,
cada minuto,
cada hora,
cada día.

Hasta el final de mis días.

Te recordaré.

 

Sigue leyendo a Gerardo Moreno