La noche estrecha nuestros lazos
tú me abrazaste con ternura
yo te besé en los labios.

Tu cómplice de la noche
me encerraba entre tus brazos
yo caí prisionera de tu amor.

Tú me dijiste te quiero
yo te respondí te amo.

Tú me querrías para ti
yo me entregué en tus brazos.

Yo te quería más que a mi vida
para ti yo solo era un escarnio.

Yo te hubiera querido de por vida
tú solo te divertías en mi regazo.

Las estrellas como candelabros
Iluminaban nuestras vidas
que poco a poco se apagaron.

Se fue el amor.

Una noche sin luna.

 

Sigue leyendo a Gerardo Moreno