Si crees
rompes tu seguridad.

Si piensas
impones seguridad.

Solo tú sabes
lo que esconde
el recuerdo.

No lo muestres
fácilmente,
guárdate
la buena jugada
para el final.

La vida solo es un juego
donde ganar o perder
poco importa.

La vida nos enseña
y pese a que ahora
sé que hacer.

Me doy cuenta
de que no sé nada.

Mi arrepentimiento
no sirve de nada.

Y solo mi aliento
me delata,
la inservible
bocanada de aire.

Para exhalar
la sabiduría
del desconocimiento.

Cuando hubo un tiempo
en que creía y no pensaba.

Ahora no es que piense
tan solo me siento libre.

Por fin
algo bueno
a ocurrido.

Ya no tengo miedo.