¿El mal de ayer, sigue hoy? Falta de lectura.

En nuestra sociedad es común siempre escuchar quejas, desacuerdos y  poca tolerancia, siempre existe una u otra persona que dice tener la verdad absoluta, la explicación y solución adecuada.

Claro que todos la tienen para un caso, vida o situación que no es la suya, y casi siempre resultan ser soluciones ficticias o fuera del alcance de aquellos que están dentro de la situación pues esto sucede porque su visión se ha limitado en un cierto radio y no es posible superarlo.

¿Pero por qué sucede esto? Sucede que en la sociedad existe mucha información rondado por ahí, normalmente esta información suele tener la misma base “situación problemática”, por lo que nuestra mente no hace más que alimentarse de lo mismo, entonces quedamos en la misma situación.

Aquellos que logran salir de esas situaciones, es porque desatienden esa información o la atienden de manera mucho, mucho y mucho más moderada que el resto de la sociedad, si caemos en la conclusión de que la información que se menciona es dada por los medios de comunicación más poderosos, radio, televisión, periódicos y actualmente internet, notaremos la plaga de información de lo mismo que existe en ellos, esto acompañado con el hecho de sus promedios de atención por persona que es mayor a las 2 horas, entonces sabremos porque ese tipo de situaciones viven en nuestra mente.

Si entendemos que en la sociedad la lectura de libros puede ser un medio de transformar estas situaciones y comparamos que el país menos lector promedia 0.167 libros al mes (2 libros al año) VS los más lectores de 4 libros al mes (48 libros al año), es decir un promedio de 30 minutos de lectura al “mes” VS 30 minutos de lectura al “día”, comprendemos en los promedios de que los países más lectores tienen menos índices para replicar las situaciones antes mencionadas, podríamos concluir que la lectura, es y será siempre un medio de abrir las alas de la mente a los universos que lo común ha limitado.

Ignacio Huerta Villarreal

¿Y tú cuantos libros lees?

Paz, Bondad y mucha Armonía en tu vivir diario.

 

Sigue leyendo a Ignacio Huerta