Si es verdad que las enfermedades son causadas por los sentimientos negativos que acumulamos, sería necesario replantearnos ¿Qué estamos sintiendo constantemente?.

Pues si la obscuridad solo existe en ausencia de la Luz, la enfermedad solo existe en ausencia de la salud, y si nosotros somos seres portadores de luz y salud, pues nuestro cuerpo con perfecta sincronía, tiene la capacidad de auto sanarse, auto repararse, entonces debemos analizar ¿Dónde se va la salud cuando la enfermedad llega?

El perdón es nuestra capacidad para recuperar la luz y la salud, podemos culparnos y lastimarnos, podemos culpar al exterior e intentar lastimarlo y aun así seguiremos siendo los únicos dueños de lo que sentimos, cada ocasión que decidimos enviar sentimientos de odio, rencor, envidia, dolor o amargura al exterior, estos no solo salen, se incrustan en nuestro interior y comienzan a florecer dando frutos de “lo mismo”, entonces la luz comienza a apagarse y con ello también las aspiraciones, sueños y deseos por la vida misma.

Pasamos a ser unos niños con extremo Amor y cariño por la vida a convertirnos en adultos zombis que solo intentan devorar a quienes no son como ellos, quienes no comparten esos sentimientos grises, obscuros y que nos hacen en ocasiones vivir en la desdicha y la enfermedad.

Cuando comienzas el proceso de Perdonar, el proceso interno y real de perdonar desde el amor, dejas de ser una parte separada de luz y entonces te conectas a la red de la vida y tu mirada vuelve a ser la del niño agradecido, maravillado y amoroso de la vida que le rodea, para hacer este proceso no se debe exteriorizar el perdón únicamente, se debe sentir, internar y como una vacuna amorosa paulatinamente comenzara a desterrar todas esa plantas y semillas que ya estaban en nuestro jardín interno y poco a poco comenzaran a florecer las bellas flores que siempre debimos tener.

Todos podemos perdonarnos a nosotros mismo y perdonar de este modo a todo lo que nos rodea, y transmutar el espacio obscuro con nuestra luz, la decisión de sanarte está en ti.

Ignacio Huerta Villarreal.

De mi corazón a tuyo te envió mucha verdad, Luz y Amor, que tus ángeles te brinde cobijo y Paz para encontrar tu camino en el Amor.

 

Sigue leyendo a Ignacio Huerta