No creo que existan mejores o peores películas de súper héroes, que dicho sea de paso, ser aficionado a esas películas y a los cómics tienen nada no tiene nada de que avergonzarse, que es una lectura tan digna como la puramente literaria, pues la calidad de, por ejemplo el cómic de Watchmen, supera con mucho a muchos best sellers. En cuanto a sus apariciones en pantalla, no todo puede ser como sus versiones de papel, pero todas funcionan con suma eficacia en la labor de entretener y contar una historia, que fue para lo que se concibieron originalmente ambos medios.

Claro que hay errores en las dos compañías, Marvel y DC, pero son dos líneas editoriales diferentes (en el comic y en el cine), que además no son excluyentes, pueden disfrutarse igual. No me cuadra eso que dicen de los chistes de las películas de Marvel. Yo lo que veo es comentarios más o menos jocosos que están relacionados con el contexto de la historia. Eso existe desde hace mucho tiempo en el cine en películas como La jungla de cristal, Arma letal, o Rocky, entre otras, y no por ello hay hacerse mala sangre con ello.

En cuanto al tono infantil, tampoco lo encuentro como tal, sólo veo un tono más ligero para que la película sea visible para un sector más amplio de público. El cómic, como el cine es un vehículo de expresión, pero también de entretenimiento y hasta de escapismo de la vida cotidiana, no tiene porqué ser un ejercicio nihilista en el impera el sentimiento trágico la vida y el oscurantismo, que la vida tampoco es sólo en blanco y negro.

Todo eso que se dice ahora sobre Marvel en el cine se parece mucho a lo que se decía sobre Marvel en el cómic en los sesenta, en los círculos de Dc, cuando Marvel crecía por su tratamiento de los personajes y las historias, riéndose primero, y tratando de subirse al carro también poco después. Igual lo que DC debe hacer es seguir con el camino que se ha marcado desde el principio en lugar de cambiar todo a cada paso que da, porque así no hay quien sepa a que atenerse, y para crear un universo compartido, si es lo que pretende de verdad, no puede hacerse con una base inestable que se agite peligrosamente al primer soplido de viento.

 

Sigue leyendo a Javier García