Por: J.L.F Mejía Jácome.

 

He visto que mi ciudad es pequeña, no es tan popular como otras ciudades del país, pero la diferencia entre estas con Macas son muchas

Es tranquila, no hay tanto tráfico, una gastronomía deliciosa, parques y sitios agradables para que salgas con tu pareja a conocer la ciudad y lo principal, el paisaje que tiene Macas.  No importa en qué parte de la ciudad estés, alrededor tuyo todo hay árboles grandes, un cielo hermoso y sol que hace a Macas una ciudad de hermosa vista.

Empecé a descubrir más de mi tierra hace pocos meses, un sábado una amiga mía me convenció de salir a trotar por el paso lateral, a eso de las cinco y media de la tarde el paisaje dió una vista hermosa a la ciudad. Nos sentamos un rato a contemplar, ahí me dije: “Esto es lo que tiene mi tierra y yo no he tenido tiempo de explorarla” minutos después apareció el volcán Sangay. Mi expresión fue de suma admiración. Entonces: ¿A caso  no es mala idea salir a trotar por el pase lateral y contemplar la vista? O proponer a tu familia: ¿Y si vamos al mirador del Quílamo?

Ahora yo hago una pregunta: “¿Por qué desperdiciamos estas oportunidades de descubrir nuestras raíces?

En Macas puedes hacer Rafting, ciclear, trotar, hacer turismo como se debe. Mi amigo Manuel Landy me llevó a hacer Rafting una vez (créanme hacer este tipo de deporte en la Amazonía es una sensación genial.) Por otra parte, saboreas hasta la Guayusa y el Ayampaco que son platos típicos y simbólicos en la ciudad. Yo que estoy creciendo aquí en esta tierra doy mi pensamiento que: Macas es un cofre con muchos tesoros hermosos relacionado a la naturaleza. El Upano es hermoso para ir a meditar y disfrutar del sol. Estar sentado en la banca del parque central leyendo tu periódico.

En el parque Recreacional que fue reconstruido y tiene un mirador hacia el río Upano. En Macas hay muchos sitios para tus horas de relax. Al caminar por la calle escuché un niño diciendo a su mamá: “Mami vamos al parque del niño a ver como los otros niños están en la pista de bicicletas” su madre contenta dijo: “Está bien, muy buena idea y ahí podemos jugar un rato” cuando salí de mi colegio escuché la voz de una turista mexicana diciendo: “Vaya el clima de esta ciudad es cálida y acogedora, en México hace un calor que ni te imaginas güey”

El problema que veo es como oriundos de la localidad se debe explorar más a nuestra cuna, estamos en el crecimiento de la sociedad y nos adaptamos a lo común de hoy en día, que desconocemos lo que tenemos. Las tradiciones comunes se están esfumando como arena y es obvio, cuándo no se cría bien a la gallina de los huevos de oro, perdemos el privilegio de resaltar a este cantón como un lugar turístico, si no nos dedicamos a conocer más de lo nuestro, no sabremos quienes somos.

Mi criterio para ya cerrar es el siguiente: Como mencioné al principio Macas es pequeña, pero grande en la naturaleza que lo rodea, tiene sitios cómodos, puedes hacer deporte extremo, una gastronomía deliciosa, gente de sonrisa empática.

Y Macabeas hermosas por cierto.
Don Miguel Noguera (Que en paz descanse) escribió una canción muy bonita a Macas, le dedica unas palabras tan bellas a su tierra: “Fuente de amor y riqueza, tierra linda donde yo nací, yo te canto porque eres mi anhelo, Macas bello de mi frenesí” Mi ciudad lo tiene todo.