La relación entre Catalunya y España está pasando por su momento más tenso, teniendo en cuenta que nunca ha sido como una seda, con la posible proclamación unilateral de la independencia de la región.

Mientras los independentistas y los contrarios a ella inundan las calles con manifestaciones, pancartas, gritos y banderas, en las redes sociales se tercian calientes debates sobre el futuro del país.

En Opulix hemos querido rescatar este artículo de uno de nuestros autores sobre cómo se vive el fenómeno de la independencia en el terreno deportivo y más concretamente sobre los equipos de fútbol catalanes que disputan una liga catalana y que hoy, más que nunca vuelve a cobrar vigencia.

El FC Barcelona se ha proclamado hoy campeón de la Lliga Nacional Catalana de Futbol Lluís Companys (LNC), tras su contundente victoria por 0-8 frente a Europa, en la despedida del tridente y otras grandes figuras del Barça, que dejan la entidad porque ya no podrá pagar sus desorbitantes salarios la próxima temporada. El Barça se ha proclamado líder con un récord histórico mundial jamás alcanzado por equipo alguno con 126 puntos, ninguna derrota, ni empate y 200 goles a favor, por tan solo 25 en contra, de los que 24 fueron en propia meta, repartidos entre los defensas Mascherano y Alves.

El entrenador del Barça, Lluís Enric, ha justificado los goles en propia meta porque sus defensas, hartos de marcar a equipos menores, pasaron por periodos de ansiedad y mostraron una necesidad compulsiva de anotar ante equipos grandes. El segundo clasificado, el Prat, ha quedado a 32 puntos del Barça, con 90 goles a favor y 72 en contra. Además de ambos equipos, Reus y Montanyesa, tercer y cuarto clasificados, disputaránla Cup (Cap) de Campions Josep Suñol i Garriga, torneo que incluye a los primeros clasificados hasta quinta regional y ligas escolares en tanto Catalunya no pueda participar en torneus europeus.

L´Hospitalet, el Espanyol, que el año anterior estaba en la primera división de fútbol del Estado homónimo limítrofe, y el Llagostera, descienden a la Segona Segadors, tras protagonizar un pobrísimo campeonato, a pesar de haber alcanzado, en el caso de L´Hospitalet los 46 puntos. La Segona Segadors ha recibido este nombre con el doble sentido cultural e identitario de que los equipos que a ella desciendan, se bajen al campo a segar y puedan recoger el fruto del ascenso a primera tras una buena y fructífera campaña. El Espanyol, también conocido como els periquitus o Real Madrid B, ha cerrado su primera Lliga Catalana con un pobre bagaje de tan solo 12 victorias, 22 derrotas y 8 empates con 70 goles en contra y 40 a favor. Si algo tiene en común con el Barça es que también anda de despedidas: de las primeras divisions espanyola y de la Lliga y la de su guardameta, que regresa por malo y gafe al Monistrol Bondeu de la tercera regional catalana.
El presidente del Espanyol, el xinés Chen Yansheng, no se ha enterado de nada y ha dicho que el próximo año invertirá 50 millones en fichajes para disputarle la Liga y la Champions al Real Madrid. El partido Europa-Barçaha tenido un claro dominador, como ha quedado claramente reflejado en el marcador, con dos hat trick por pies, aunque algún que otro gol ha sido de y por cabeza, tanto de Leo Messi como de Andrés Iniesta. Completaron la goleada Luis Suárez y Neymar. Los locales protestaron un penalti al comienzo del partido que no concedió el árbitro gerundí, Geroni Benoberta. “Eze penarti fue deciziu porque teníamo ar Barça contras les cordes y si lo pitan oi, altre gal hauria cantat”, ha dicho el capitán gaditano del equipo, Florenci Pérez Fernández, tornero de profesión.

El partido ante el Club Esportiu Europa se ha disputado en el estadio Nou Sardenya, en el barri de Gràcia, que ha registrado la mayor entrada de público de su historia con 7.000 localidades a precios desorbitantes, según han denunciado algunos socios que han tenido que pasar por taquilla al haberse declarado día del club por la visita del otrora mejor equipo del mon mondial. Marcel Homa, técnico del Club Esportiu Europa, que se ha clasificado en el décimo cuarto lugar, ha asegurado que la próxima temporada será mucho más igualada porque ha reconocido que con sus crack mundiales, el Barça claramente es mes que un club, oi!

El palco del Club Esportiu estaba tot ple de autoritats, con Carles Puigdemont, president de la Generalitat, al frente; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el president emeritu de la Generalitat, Artur Mestrespercent, y los presidentes de ambos clubes, Guillaume de Bode y Josep María Bartomeu. “Ha sido una Lliga fantástica”, ha dicho un estusiasta Puigdemont, quien ha recalcado el hecho de que el Barça cierre su participación con 200 goles en su casillero, cosa que jamás había logrado en la Liga española. “Esto demuestra que en España nos robaban goles con fueras de juego inexistentes”, ha sentenciado. “Ha sido una Lliga oberta y lliure y por eso se han marcado tantos goles. Estamos orgullosos de la alta competitividad de la millor lliga del mon, com es la catalana”, ha requetesentenciado.

En la zona mixta del estadio Nou Sardenya, Leo Messi ha confirmado su marcha la próxima temporada al Manchester City de Pep Guardiola. “Bueno, si, ezte, Pep me shamó y sho estoy muy contento de poder jugar ashá. Acá fui muy felís y tendré siempre mi casa en Barselona. Mi señora y mis pibes se vendrán con nosotros a Manchester para que aprendan inglés”. Andrés Iniesta ha confirmado que dejará el fútbol, para regresar a Albacete a cuidar de su bodega vinícola y tratar de reflotar al Alba, el club donde inició su brillante carrera profesional. Luis Suárez ha anunciado su regreso al Liverpool, mientras que Neymar está pendiente de fichar por el Real Madrid. Jordi Alba regresa a su vez al Valencia y Claudio Bravo a la Real Sociedad. Gerard Piqué ha anunciado que estudia ofertas del fútbol colombiano con la intención de cruzar el Atlántico para que su pareja Shakira pueda estar cerca de su mamá.

El Barça ha confirmado que otros jugadores están negociando su futuro en otras ligas y ha dado la bienvenida a Mohamed Vudú Omar, un chaval de 17 años que jugaba en los juveniles del Kabylie argelino y que está llamado a convertirse en el nuevo Leo Messi.

Jordi Capamunt