Tal como se ha desarrollado el asunto Puigdemont creemos que hay gato encerrado; después de entrar en prisión en una cárcel alemana donde fue detenido resulta que sale a la calle como “Pedro por su casa” y nunca mejor dicho pues la  justicia así lo decidió en ese país.

Mientras tanto los aquí presentes nos vemos envueltos en una lucha o guerra campal por exigir  que suelten a los presos políticos que hay en España. Señores y señoras, ¿Es que nos estamos volviendo tarumbas?

La  presidenta alemana ha plantado cara a Mariano Rajoy con el tema del 155 y tenemos serial hasta en la sopa pues no se deciden entre el Sr. Rajoy y el presidente del Parlamento de Cataluña quien será envestido como presidente de la Generalitat catalana. Hasta el momento esta como candidato el Sr. Jordi Sánchez pero todos sabemos que está en prisión como otros como él y la pugna sigue servida.

Señores y señoras este culebrón parece más largo que Falcon Crest y no es solo porque se dan excusas sino porque el juez Llarena no cede ni cederá nunca a que sea envestido como presidente un preso político.

Con este tema les ofrezco la oportunidad de que piensen   y que recapaciten   sobre los dos bandos que nos ofrecen en esta historia.

Por un lado los partidarios de Puigdemont que sabemos que ha delegado el cargo de presidente al citado Jordi  Sánchez y por otro al Sr. Mariano Rajoy y compañía para obstaculizar con las leyes en mano el proceso de investidura

¿Con qué bando se reconocen?

Se lo dejo a su elección pues cada uno piensa de manera  diferente pero al final todos somos humanos y españoles.

 

Sigue leyendo a José Manuel Jiménez González