Tal como suponíamos el señor Puigdemont no se atreve a volver a Cataluña por  miedo a enfrentarse a la ley y a su posible condena de cárcel. Pero nos preguntamos qué le hace de hombre a una persona que deja que sus más fieles seguidores sigan estando en la cárcel por culpa suya; porque es de reconocer que las apariencias ofrecidas en sus apariciones por televisión desde Bruselas hacen de este hombre el fugitivo numero 1 más buscado de este país.

Y mientras ellos se muestran decididos a llegar al final de esta aventura alocada, el gobierno español amenaza a Cataluña con el 155, el cual la tenemos hasta en la sopa, pues no se habla de otra cosa últimamente aparte de las juergas que el señorito se está montando en Bruselas a costa del fondo común de la Generalitat que todos los catalanes hemos llenado con nuestros impuestos.

Sabemos que es de sabios perdonar, sabemos también que esta estrategia no puede durarle mucho, pues el Terror y misteriotiempo pasa, el país cada vez se empobrece más y más y nosotros tenemos que soltar lastre como podamos pues no hay otra salida a este entuerto. Con Puigdemont hemos topado y después de lo que ocurrió el 1-O que todos los medios difundían la lucha y descontrol policial que ocurría en Cataluña nos dedicamos a defender a nuestro país que no tiene aún su presidente en su puesto, ni tampoco sus seguidores fuera de la cárcel; cosa que desde luego había mucho de qué hablar, pues todos sabemos que aunque salgan ellos no se rebajaran al son que toca el Sr. Mariano Rajoy y sí que hay que bailar su ritmo menos aun.

Pues señoras y señores el misterio es saber cuándo volverá Puigdemont y como lo hará, porque se está barajando de todas las maneras incluso en patera por el mediterráneo desde Niza claro que para eso tendría que cruzar Francia.

El terror ya lo tenemos y creo que durará muchísimo pues solo hay que fijarse que desde que se sabía lo del 155 muchas empresas abandonaron Cataluña incluidos bancos que nunca nos hubiéramos pensado que lo harían. Ya sé que me refiero a la Caixa y al Banco Sabadell, pero como esos según se dice hay hasta cientos de empresas, pero lo que no se dice es cuántas han venido a quedarse en Cataluña.

Así es España señoras y señores, así es Cataluña.

En verdad les digo que esto parece más a una casa de locos que a un país DESAROLLADO.

 

Sigue leyendo a José Manuel Jiménez González