Como se ha visto últimamente, los señores Pujol han regresado a Cataluña para declarar que el dinero que se llevó a Andorra era por si tenía que ir al exilio como ha ocurrido con los políticos catalanes. Para que también su familia este ahora pendiente del resultado del juicio de ITV que hay contra el hijo de los Pujol.

La familia al completo se ha visto inmersa en los comentarios de todos los españoles por haber defraudado tantos millones de euros ( ya son 3300 millones de euros) mientras los españoles estamos con el agua al cuello por culpa de la crisis económica, la cual no vemos nunca el final de esta pesadilla.

Contra toda corriente de rumores acerca de este caso la política de nuestro país se ha visto incrementada con los escándalos más sobrecogedores que se podía imaginar como el asunto de la señora Cristina  Cifuentes (actual expresidenta de la comunidad de Madrid) o como los políticos del PP que se han descubierto por casos de corrupción; todos ellos han sido nombrados por su presidente de partido y actual presidente del gobierno español por lo   que hace suponer que en las próximas elecciones este partido (el PP) seguramente saltara del estrado para ser destituido por otro que bien pudiera ser o Ciudadanos o posiblemente cualquier partido que ofrezca promesas como hacen muchos para que luego llegado el momento no se acuerden de lo que prometen.

Seguramente los partidos políticos y sus líderes ya estén pensando en la estrategia, pero nosotros sabemos muy bien que los políticos solo cambian de chaqueta cuando les interesa llevarse bien con el enemigo.

No quiero ser partidario de ningún partido, pero lo que creo es que todos van a lo mismo que es llenarse los bolsillos sin apenas hacer nada.

Como el caso Pujol, como el de Cifuentes, y como no el asunto de las tarjetas black , tan renombradas últimamente por haber llegado a los tribunales y eso son meros ejemplos de cómo está funcionando este país, pero la solución no la vemos ni la veremos por ahora.

Así es España, así es nuestro país.

 

Sigue leyendo a José Manuel Jiménez González