Sin duda alguna, siempre que los ciudadanos de todo el mundo acudimos a renovar nuestras dirigencias políticas, ya sea en los congresos, las municipalidades, o en las presidencias de la nación, lo hacemos con la ilusión de que vengan tiempos más convenientes para que mejore la economía, la democracia, los servicios públicos, la seguridad, etc; por ello, considero no equivocarme, cada uno de nosotros votamos por la opción que creemos más adecuada entre las que se presentan en el tablero electoral, al final de las jornadas, normalmente se le otorga el triunfo al mejor posicionado, y esa persona gobernará para todos sin distinción, por ello es que inevitablemente llega la Alab óol (esperanza) de mejores épocas.

El proceso para sustituir al actor y productor de cine y televisión, James Ernesto Morales Cabrera, Jimmy Morales, quien desde 2016 es presidente de la república, y lo será hasta el 14 de enero del 2020, ha sido complejo y no falto de problemáticas, por principio de cuentas, hubo 23 aspirantes, lo que enredaba en demasía lo que de por sí, son causes difíciles, si bien solo cuatro candidatos se perfilaban con posibilidades reales de ganar; tres mujeres, la ex primera dama Sandra Julieta Torres Casanova, Zury Mayté Kimberly Ríos Sosa, hija del ex dictador José Efraín Ríos Montt, Thelma Esperanza Aldana Hernández, quien fue la Fiscal General del país y lidereó los juicios de varios casos de corrupción contra ex presidentes, lo que le valió un 28 por ciento de simpatías, durante mucho tiempo punteó las encuestas, y Alejandro Eduardo Giammattei Falla, que prácticamente todo el periodo bordeó entre segundo y tercer lugar de preferencias, hasta el 16 de junio fecha de la primera vuelta electoral, en que logró pasar a la segunda instancia junto con la primera de las candidatas mencionadas, pero de la misma manera que en todo el lapso, no la encabezó.

El médico y bombero Alejandro Giammattei había participado como candidato presidencial en 2007, 2011 y 2015, hasta que el domingo 11 de agosto pasado, en la segunda votación, venció a la otra finalista y contrincante Sandra Torres, como decíamos anteriormente, todo el proceso fue difícil y nunca faltaron barreras a superar, de hecho, la última jornada por fortuna sin un solo acto de violencia, se vio enmarcada con un alto índice de abstención, ya que solo el 42 por ciento de los guatemaltecos con derecho a elegir, lo ejercieron, muy bajo para una presidencial en América latina, en dónde los registros de este tipo normalmente convocan a un 20 o 30 por ciento más de electores, muestra inequívoca del hastío de los chapines.

Guate es uno de los países con mayores riquezas naturales del mundo, como lo constatan sus playas del Caribe en Puerto Livigston, no creo que haya mejores vistas y crepúsculos que los que se pueden admirar en el Lago Atitlán, con sus majestuosos guardianes aún activos, lo que hoy conocemos como Ciudad Vieja de Santiago de los Caballeros de Guatemala, sede de la capital hasta 1784, y donde actualmente destacan el espectacular Palacio de los Capitanes, la incomparable vista del Arco de Santa Catalina con el volcán de Agua como indescriptible fondo, así como el increíblemente bello Convento de la Orden de las Clarisas Capuchinas, desde ahí Bernal Díaz del Castillo, dio forma a su Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, que nos permite conocer algunos de los hechos que forman parte de la historia latina, pero sin lugar a dudas Tikal no tiene igual, no existe en el mundo, zona arqueológica más impactante y exuberante que la ciudad maya, estar en la cima del Templo del Gran Jaguar que mandó construir el cacique Hasaw Cha´an Kawil, para que a su muerte fuera enterrado ahí, es simplemente indescriptible y la sensación de dominio absoluto de la región es real.

Como todo arranque de una etapa, la Alab óol guatemalteca deberá consolidarse, Giammattei Falla, en sus primeras declaraciones ha dicho, que su principales acciones estarán encaminadas a abatir la inseguridad, combatir hasta sus últimas consecuencias la corrupción e incrementar considerablemente las tasas de empleo, para evitar el incremento de los índices de pobreza y marginación que han provocado que muchos de los habitantes salgan a buscar mejor calidad de vida, Estados Unidos es sin duda el destino elegido, dijo que no aceptará el convenio firmado con Donald John Trump, en el que su nación sea un tercer país seguro, habrá que esperar, no es lo mismo ser gobernante electo, que presidente, en México ya lo aprendimos, sin embargo, ha comentado que junto con los aztecas, se ha pensado en llevar a cabo una zona económica especial y que la Organización de Estados Americanos puede apoyar del mismo modo que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, para construir un muro de prosperidad.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame