Como cada año desde 1945, la Organización de Naciones Unidas, celebra lo que será su septuagésima segunda Asamblea General, como en cada una de ellas, lo hace congregando a múltiples líderes internacionales de sus 193 países miembros, que tienen la posibilidad de verter sus comentarios desde sus ideologías y posicionamientos políticos, con la libertad que caracteriza a este foro.

Esta reunión será la primera que presida el nuevo Secretario General, el ingeniero en física y electrónica António Manuel de Oliveira Guterres, lisboeta de 68 años, quién desde el primero de enero pasado, despacha en la oficina principal del organismo político, social, económico y cultural, más importante del mundo.

También será la primera convocatoria, que tengan entre otros los presidentes o primer ministros, de Corea del Sur, Estados Unidos y Francia, como cada año, después del informe de actividades del Secretario General, el presidente brasileño dirigirá su mensaje, en honor a que fue el primer país que ocupó la presidencia del organismo, así, en está ocasión, Michel Miguel Elías Temer Lulia abrirá el debate, seguido como es costumbre del líder norteamericano en su calidad de anfitrión, hoy Donald John Trump.

El complicado menú de la Asamblea General de la ONU

El complicado menú de la Asamblea General de la ONU

Como todos los años, la reunión viene nutrida de diversos temas, este año tendrán cobertura especial, el Acuerdo de Cambio Climático, Colombia y su proceso de Paz, el affair de Corea del Norte, el respeto a los Derechos Humanos, la agudización de las hambrunas en África, las situaciones en Siria y Venezuela, así como de último minuto entró a la agenda, la emergencia en México.

Sin dejar de lado la importancia de todas las problemáticas, sin duda alguna y por las reiteradas amenazas que el régimen de Corea del Norte realiza en estos momentos, es el tema que está robando la atención de gran parte de los debates y de los cabildeos que se están llevando a cabo, en los pasillos y oficinas colaterales al foro, en su primera aparición en el máximo estrado de la ONU, Donald Trump, amenazó con destruir el país del Glorioso Líder Kim Jong-un, y paralelamente a la sesión firmó un decreto ejecutivo en el que prohíbe a las empresas norteamericanas comercializar con los norteños, y vetando a las extranjeras si lo hacen.

Inmediatamente y de forma sorpresiva el Banco Central de China, anunció que avisaría a sus filiales, el limitar sus relaciones con los vecinos, lo que viene a hacer un cerco muy importante para el abasto de las huestes del Gordo Tercero. Esta medida se adiciona al acuerdo que China y Estados Unidos, han logrado sobre incrementar las presiones sobre los coreanos, sin embargo, esto lejos de amedrentar a Kim Jong-un, impulsó sus bravatas, al expresar que busca el equilibrio nuclear con Estados Unidos, además de sumar la amenaza, de comenzar a probar la bomba de hidrogeno que dice tener ya desarrollada.

En las reuniones fuera de la Asamblea de ONU, Donald Trump, ha charlado con Shinzó Abe, primer ministro de Japón, Moon Jae-in de Corea del Sur, directamente involucrados en una toma de decisiones en este conflicto, y sin lugar a dudas, las conversaciones que mantengan con los embajadores de Xi Jinping líder de China y Vladímir Vladímirovich Putin de Rusia, serán fundamentales para lo que se resuelva.

“El mensaje enviado desde el banco central, no deja lugar a dudas de que viene la etapa de endurecimiento”

Sin lugar a dudas, hoy Pekín, tiene la palabra y le corresponde mover ficha, el mensaje enviado desde el banco central, no deja lugar a dudas de que viene la etapa de endurecimiento, en donde no es ilógico pensar que los sinos, van a dejar que los coreanos, sigan presionado, cosa que a ellos les permitirá, explorar en un terrero con una fuerte importancia geoestratégica, ya que colinda con la región de Siberia, en especial Vladivostok, donde se encuentran importantísimas bases nucleares de Rusia. Veremos.

Un tema no menor, y que también se ha comentado mucho en los pasillos de la Asamblea, y en general en la sede del organismo, es la repetición del terremoto del 19 de septiembre, pero ahora 32 años y 6 horas después, honor y agradecimiento infinito a los amigos del mundo, Alemania, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Israel, Italia, Japón, Panamá, Perú, Suiza, Unión Europea, Venezuela, y la misma ONU, por su solidaridad, empeño y compromiso en nuestra emergencia, GRACIAS TOTALES.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame