El triunfo de la Revolución Cubana, se logró el primero de enero de 1959, lucha que había comenzado formalmente el 26 de julio de 1953, con el emblemático asalto al Cuartel de la Moncada, liderados por los jóvenes Fidel Alejandro Castro Ruz entonces de 27 años, y su hermano Raúl de apenas 22, la guarnición era la sede del regimiento 1 en Santiago de Cuba, al extremo oriente de la isla, segundo en importancia y tamaño del país, que contaba con mil efectivos a su interior.t

La revuelta fue un fracaso, pero dio a Fidel Castro una gran popularidad, quien tomó la decisión de defenderse ante los tribunales, siendo aún memorable el discurso de su defensa “La Historia me Absolverá; Señores magistrados: Nunca un abogado ha tenido que ejercer su oficio en tan difíciles condiciones: nunca contra un acusado se había cometido tal cúmulo de abrumadoras irregularidades. Uno y otro, son en este caso la misma persona. Como abogado, no ha podido ni tan siquiera ver el sumario y, como acusado, hace hoy setenta y seis días que está encerrado en una celda solitaria, total y absolutamente incomunicado, por encima de todas las prescripciones humanas y legales (…), puedo morir tranquilo y feliz, por lo cual no escatimaré fustazos de ninguna clase sobre los enfurecidos asesinos. Es necesario que me detenga a considerar un poco los hechos. Se dijo por el mismo gobierno que el ataque fue realizado con tanta precisión y perfección que evidenciaba la presencia de expertos militares en la elaboración del plan. ¡Nada más absurdo! El plan fue trazado por un grupo de jóvenes ninguno de los cuales tenía experiencia militar; y voy a revelar sus nombres, menos dos de ellos que no están ni muertos ni presos: Abel Santamaría, José Luis Tasende, Renato Guitart Rosell, Pedro Miret, Jesús Montané y el que les habla. La mitad han muerto, y en justo tributo a su memoria puedo decir que no eran expertos militares, pero tenían patriotismo suficiente para darles, en igualdad de condiciones, una soberana paliza a todos los generales (…) sé que la cárcel será dura como no la ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos. Condenadme, no importa, La historia me absolverá”. Estas palabras transmitidas por radio en cadena nacional lograron que el pueblo, simplemente lo amara, si bien no se libró de la condena a 15 años de prisión, fue indultado a los dos años de su encarcelamiento.

El exilio en México le permitió conocer a Ernesto Guevara de la Serna (EL Che) y realiza alianzas invaluables para su posterior aventura, como la del General Lázaro Cárdenas del Río, bajo la consigna de “Si salgo llego, si llego entro, si entro triunfo”, y comandando el bergantín Gramma volvió a la isla, logrando la victoria, que le permitía buscar instalar un gobierno que beneficiara a la mayoría de la población.

Cuba, 60 años

Cuba, 60 años

El intento por derrocarlo del gobierno de Estados Unidos, y el bloqueo decretado por John Fitzgerald Kennedy, lo fueron orillando a aceptar la ayuda de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, teniendo su punto más álgido en la llamada crisis de los misiles, en el clímax de la Guerra Fría. Sin lugar a dudas el punto de inflexión fue el derrumbe de soviético, Fidel Castro tuvo que aceptar abrir las fronteras a las remesas de los miles que habían abandonado la isla, permitió la creación de incipientes negocios privados, como los deliciosos paladares, que al final de cuentas crearon diferencias sociales, las cuales se ahondaron y que el día de hoy son similares a las de cualquier país de américa latina, lo que se supone que el modelo de desarrollo económico, impuesto no permitiría.

El balance de la dictadura que terminaron imponiendo, los hermanos Fidel y Raúl, tiene claroscuros, los niveles de educación, salud y empleo si bien mal pagado, pero pleno, son los principales puntos a favor que se deben reconocer, todas las libertades coartadas y la represión política, la diáspora de millones de personas y la expulsión de miles de profesionistas a otros países, disfrazando de ayuda, cobradas con prebendas como el petróleo venezolano, son sin duda los principales déficits.

Desde hace casi un año, el Ingeniero Electrónico Manuel Mario Díaz-Canel Bermúdez, tiene la responsabilidad de subir al país al pleno desarrollo, cuenta con muchos elementos a favor, especialmente el turismo, y la producción de productos tropicales, sin duda habrá resistencias, como la que viene desde Estados Unidos y su presidente, pero especialmente al interior, en donde después de 60 años, como todas las dictaduras, no han sabido resolver el tránsito a la vida libre y democrática.

 

Sigue leyendo a José Ortíz Adame