Después de dos años de no haber tenido contacto formal, pasados por eventos de fricción extraordinaria, aprovechando la coyuntura de los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno, que se llevarán a cabo el próximo mes, en Pyeonchang, Seúl, los líderes de las dos Coreas, Moon Jae-in por la del Sur, y Kim Jong-un por la del Norte, enviaron negociadores de alto nivel a Panmunjom, aldea de 10 casas, ubicada a la rivera del Sa´cheon, justamente en el paralelo 38, que divide artificialmente la península, y que históricamente desde 1953, ha sido el centro de reuniones, cuando estos rivales ideológicos, tienen a bien sentarse a intercambiar propuestas para mejorar sus relaciones diplomáticas.

Diplomacia Coreana

Diplomacia Coreana

La península de Corea, es un territorio pequeño, tiene 220,847 kilómetros cuadrados, con anchuras mínimas de 200 kilómetros y entre los dos países que la ocupan, cuentan con 75 millones de personas. El paralelo en cuestión, que divide casi por la mitad la península, 120,540 al norte y el resto al sur, fue acordado por los entonces aliados americanos y soviéticos, para combatir a Japón durante la Guerra Mundial, de tal forma que sus tropas no chocarán entre sí, lo que permitió que ambos lados fortificarán sus posiciones, y buscaran mantenerlas aún después de la retirada de los nipones, las elecciones convocadas para 1948, agrandaron el descontrol y exacerbó los enfrentamientos entre las dos posturas, constituyéndose la República Democrática Popular de Corea (Norte) y la República de Corea (Sur).

El triunfo de la Revolución China y su transformación a República Popular en octubre de 1949, hizo que el comunismo en la región se fortaleciera e intentará tener bajo su férula toda la región, por lo que en 1950 el ejercito del Norte, apoyado en gran medida por los ejércitos de China y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, avanzaron sobre la línea divisoria; la situación llegó a tal grado que el General Douglas MacArthur, llegó a sugerir la utilización de armas nucleares, lo que se evitó con el desembarco en Inchon y desde ese punto, se comenzó la reconquista del territorio.

La Guerra de Corea fue emblemática por muchas razones, pero especialmente por ser el primer enfrentamiento no directo entre la URSS y Estados Unidos, por lo mismo no existía un parámetro de lucha, digamos, no se sabía hasta donde se atacarían sin que cada uno de ellos lo considerará vital, y que provocará un enfrentamiento directo. Desde la firma de la paz en 1953 y hasta el año 2000, hubo una serie de escarceos que mantuvieron en el filo de la navaja las relaciones internacionales, ese año y en el 2007, se lograron acuerdos en los que se llegó a pensar en una posible reunificación, que sin embargo, no dejaron de ser simples buenas intenciones, en el 2010 se vivieron los momentos de alta tensión, una fragata del sur se hundió tras una fuerte explosión que nadie supo aclarar su origen, ese mismo año en la isla de Yeonpyeong en el mar Amarillo, se llevó a cabo el enfrentamiento directo más importantes desde el fin de la guerra.

Los últimos meses Corea del Norte ha realizado constantes pruebas nucleares, así como pruebas de misiles, Corea del Sur, por su parte con relativa frecuencia realiza maniobras militares cerca de la frontera, la mayoría de las veces lo hace de forma conjunta con el ejército norteamericano.

En 2016, con motivo del 71 aniversario de la liberación de la península, el órgano de difusión de Pyongyang, dijo que el mayor compromiso de Corea del Norte era la reunificación, para ello pedía que Seúl, suspendiera las maniobras conjuntas que tenía programadas con Estados Unidos, sin embargo ellos siguieron con su programa de pruebas nucleares y el lanzamiento de cohetes espaciales, algunos de ellos atravesando territorio japonés.

«Después de dos años de no haber tenido contacto formal, pasados por eventos de fricción extraordinaria, aprovechando la coyuntura de los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno, que se llevarán a cabo el próximo mes…»

Hace solo dos meses el soldado norcoreano Oh Chong-song, cruzó desertando, el paralelo de la paz, tensando aún más la relación, lo que en ese momento haría pensar que estas negociaciones serían imposibles, al parecer y solo existe la percepción, que la diplomacia está funcionando; desde la llegada de las de los delegados, fue llamativo que Ri Son Gwon por el norte a diferencia del 2015 cuando llegó con uniforme militar, hoy arribó con vestimenta civil y solicitó que hubiera acceso a la prensa, a lo que el sureño Cho Myoung-gyon, no accedió, las sesiones concluyeron con buenas noticias, en lo deportivo, y acordaron tener una sola delegación para este evento olímpico, nos sería la primera vez que ocurre, pero desde 1991 cuando asistieron de forma conjunta al torneo de futbol, no se daba, tampoco es algo como para echar las campanas a volar, pero se lograron avances en mantener diálogos que disminuyan las tensiones entre los ejércitos, los del sur ofrecieron aplazar maniobras militares que tenían programadas en febrero con Estados Unidos, a cambio los del norte paradójicamente anunciaron que completaron su programa de armamento y no harán más pruebas, al menos hasta que terminen los juegos. No creo que podamos esperar muchos avances más, aún no hay nada concreto, pero se vislumbra una oportunidad para la paz.

 

Sigue leyendo a José Ortíz Adame