La semana que terminó, cerró con un acontecimiento que activó las alarmas de la comunidad internacional en muchos sentidos; el ataque con drones que sufrió la empresa petrolera más importante del mundo puso a trabajar horas extras a los analistas en economía, política, guerra y sociología, porque como veremos, es un evento que impactará en todas las esferas y romperá muchos de los actuales paradigmas internacionales.

Si bien es cierto, y como está sucediendo, estos acontecimientos alteraron, y seguirán moviendo la economía y las finanzas internacionales, de manera especial los precios de los energéticos internacionales, en esta oportunidad nos enfocaremos más, en los aspectos relacionados con los temas de la guerra y las estrategias militares, que este evento ha venido a generar.

Durante miles de años, los enfrentamientos entre dos o más entes rivales, se llevaron a cabo en términos, que conocemos como convencionales, digamos un ejercito frente a otro, cada  uno utilizando sus habilidades y armamentos; posteriormente se generalizaron las guerrillas, que cuentan con innumerables variables, militares disfrazados de paisanos, en donde interactúan hombres, mujeres o niños, que pueden actuar no solo en el campo de batalla directo, sino que pueden desplazarse al territorio o instalaciones del enemigo, o a otro de aliado, atacando espontáneamente; los medios de transporte contribuyeron a estas transformaciones; el tren, los barcos, los submarinos y la aviación, jugaron papeles determinantes con la posibilidad de lanzar artefactos de destrucción masiva, dieron matices diferentes a las contiendas.

Drones cambian la guerra

Drones cambian la guerra

En las épocas modernas, los lanzamientos de misiles desde la tierra, el agua y el espacio exterior contribuyó a la transformación; los atentados terroristas vinieron a fomentar este avance de horror, con algunos casos increíbles como fueron los que generaban la destrucción aún del atacante, como los chalecos bomba, o aquellos en los que un individuo podía volar mercados o centros religiosos, transportes públicos y de concentración masiva, el 11 de septiembre de 2001, los atentados dieron un vuelco diferente, simplemente inimaginables; actualmente, tenemos los ataques de larga distancia con dispositivos como los que se actuaron en Bélgica, que a miles de kilómetros ponía en acción una bomba u objetos previamente colocados estratégicamente.

La empresa Saudí Aramco, propiedad del gobierno de Arabia Saudita, fue atacada con drones, novedoso concepto, si bien no es absolutamente nuevo, digamos que, hasta hoy, habíamos asistido a etapas de prueba, con lo sucedido a mediados de septiembre de este año, llegó su presentación en sociedad, al cumplimiento de la mayoría de edad.

Diez drones abrieron fuego contra el campo petrolero de Khurais en el centro de la península, muy cerca de la capital El Riad (Los Jardines), y contra la refinería Abqaiq, cercana al Golfo Pérsico y a la sede de la compañía en Dhahran, con lo que se afectó el cinco por ciento de la producción petrolera mundial, el ataque, si bien los afectados han acusado a Irán de auspiciarlo quien lo niega, sin embargo, fue reconocido y todo indica llevado a cabo por los Hutíes grupo guerrillero de Yemen, quienes desde hace más de un lustro han peleado en su país y allende sus fronteras, apoyados por el Hezbolá, grupo paramilitar asentado especialmente en el Líbano, Siria, e Irak, y por los persas.

El Jeque Hussein Badreddin al-Houthi, fue un clérigo Zaydi yemení, que contaba con un amplio respaldo tribal y religioso, que inició la lucha contra la dictadura del país, muerto en 2004, pero que desde su juventud contó con el apoyo del Ayatola Alí Hoseiní Jamanei, líder máximo de Irán desde hace exactamente 30 años. Los musulmanes, tienen como Profeta a Abu I-Qàsim Muhamman Ibn, quienes la muerte de este, sufrieron una escisión, los Sunníes y los Chiíes, que siguieron a Muawiya Ibn Ibi Sufyan, representan poco más del 10% de los seguidores de Al-láh, con bases especialmente en Irán, sus preceptos religiosos los rige el Corán y la transmisión oral a través de los Mulás y Ayatolas, creen en los santos, los Zaidianos son un desprendimiento que comparte su reconocimiento a los primeros cuatro Imanes (dirigentes de la oración colectiva, son jefes supremos en la religión y líderes colectivos, heredan su encargo), el quinto imán Muhammad II al-Mahdi, según la tradición desapareció en el año 873 y vive oculto desde entonces, rigiendo la comunidad, los zaidianos, no lo aceptaron y siguieron a Abú Jafar Muhammad al-Baqir ibn Alí Zayn-al-Abindin, pero evidentemente la liga religiosa continua.

Este acontecimiento sin duda marcará un antes y un después den la forma de hacer la guerra, recuerda el incidente de Mathias Rust, alemán de 19 años cuando el 28 de mayo de 1989, cambió el rumbo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y sin duda de la historia de la humanidad, cuando con un mini avión Reims-Cessna F172P Skyhawk II, salió de Irlanda, atravesó Noriega y Finlandia y aterrizó en el corazón de la Plaza Roja de Moscú, lo que permitió a Mijaíl Serguéyevich Gorbachov, destituir al Ministro de Defensa que detenía sus reformas de Glásnost y Perestroika, porque no confiaba en el joven de solo 54 años, que dirigía el país, al caer Serguéi Leonidovich Sokolov, Gorby se quedó con el poder absoluto en la ex URSS y lo demás es historia.

 

 

Sigue leyendo a José Ortíz Adame