En años recientes, y de manera especial las últimas semanas, la sociedad española ha estado viviendo momentos de debate y crispación, generados por los oligarcas catalanes, que han impregnado en la población, la idea de independizarse del país, argumentando para ello, reclamos históricos; incomprensión a sus necesidades, de lo que estas elites llaman España; y básicamente, por sobre todas las cosas, lo que consideran el injusto reparto del dinero, ya que argumentan que entregan más de lo que reciben, y claro, ello les pega en lo que más aman.

La historia nos dice que, Flavio Teodosio, al heredar en 395 el reino del Imperio Romano, lo dividió entre sus hijos, el Imperio Romano de Oriente, fue para Arcadio, un territorio que comprendía lo que hoy conocemos como; Grecia, Albania, Rumania, Macedonia, Bulgaria, Moldavia, parte de Ucrania, Turquía, Siria, Israel, Jordania, Palestina, Armenia, Georgia, Egipto, parte de Libia y Chipre; el Imperio Romano de Occidente, se lo heredó a Honorio, y lo constituían lo que hoy son; Bosnia, Croacia, Eslovenia, Hungría, Austria, Italia, Francia, Bélgica, el sur de la Gran Bretaña, España toda, Portugal, y el norte de Marruecos, Argelia, Túnez y Libia.

La debilidad que fue teniendo el Imperio Romano, fue aprovecha por los Visigodos, quienes se apoderaron de Hispania, el sur de Francia, hasta llegar a Roma, y quienes a la postre, no pudieron resistir el embate musulmán, que conquistaron la península en el año 718. Carlomagno funda la Marca Hispania, que fue un territorio que aprovechaba los pirineos y los territorios de Cataluña, Aragón y Navarra, para proteger su imperio de los árabes, pero no lo adopta, siguen en poder de Al-láh. En el siglo XII, Ramón Berenguer IV conde de Barcelona, se casa con Petronila de Aragón, con lo que el condado pasa a ser parte del reino que ella hereda. El 19 de octubre de 1469, al contraer matrimonio Isabel de Castilla, con Fernando de Aragón, se integra España, con esa alianza, terminan por liberar el país de la dominación árabe y usufructúan los descubrimientos de Cristoforo Colombo Fontanarossa.

Si bien es cierto, la región tuvo un par de intentos de separación, argumentando nacionalismo, lo que en realidad se buscaba, era el acomodo entre la burguesía y la nobleza, que la bonanza colonial permitió se hicieran de forma casi tersa, ello impulsó el crecimiento de Barcelona, como el principal puerto de comercialización hacia el mediterráneo, las penas volvieron con la caída del imperio y la perdida que ello significaba para los industriales, especialmente del textil. En 1922 hizo su aparición el movimiento político Estat Catalá, el cual Francisco Hermenegildo Paulino Teódulo Franco Bahamonde, mantuvo a raya, con desprecio y arrogancia, ello provocó que a su muerte, los movimientos guerrilleros de Terra Lliure y los conciertos clandestinos de Lluís Llach i Grande, fueran exitosos, más el segundo que los primeros, acallados por el fortalecimiento de la democracia española, la creación de las comunidades autónomas y la bonanza económica.

“En años recientes, y de manera especial las últimas semanas, la sociedad española ha estado viviendo momentos de debate y crispación, generados por los oligarcas catalanes…”

Durante veintitrés años, Jordi Pujol i Soley, fue el presidente de la Generalitat de Catalunya, conformó en gran medida la democratización de la Comunidad Autónoma, obteniendo grandes ventajas para ella, se decía y con razón, que había logrado más prebendas con el soft power de su diplomacia, que los vascos con la violencia generada por ETA, cuando a finales de 2003, entrega el poder a Pascual Maragall i Mira, lo hace en posición de administrar la bonanza y este a su vez a José Montilla Aguilera, los dos lo hacen mal y dilapidan el poder político, en un entorno en el que el país, entra en una profunda crisis económica, que como hace cien años, las oligarquías vuelvan a sentir la perdida de sus riquezas, y a culpar de ello, al reparto que se hace buscando el equilibrio del desarrollo igualitario de todo el país, ¿por qué los catalanes tienen que apoyar el desarrollo por ejemplo, de Extremadura?, simple, por justicia social, por ella es que los alemanes, han apoyado el desarrollo de Bulgaria y el de los mismos catalanes, a través de los Fondos de Cohesión de la Unión Europea.

Con ese discurso llega al poder Artur Mas i Gavarró en 2010, que por cierto son las mismas palabras, que usaron los promotores del BREXIT, que ahora piden que la Unión Europea les respete sus privilegios, pero no quisieron apoyar el desarrollo igualitario de todos los países de la Unión. La corrupción de la oligarquía catalana, si bien tenía años de haber salido a la luz pública, fue hasta 2014, que Jordi Pujol reconoció tener, con sus hijos, millones en paraísos fiscales, producto de negocios inmobiliarios realizados con tráfico de influencias; en marzo de este año Artur Mas, fue inhabilitado por dos años y condenado a pagar una multa por más de cinco millones de euros.

El actual presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont i Casamajó, ha manipulado y jugado con la buena voluntad del catalán común, al que le gusta la idea de ser libre, sin atadura, que lo único que quiere es vivir en paz, pidiéndole ir a la ilegalidad, haciéndole creer que una votación cualquiera, sin sustento jurídico, puede ser un método para que una región se separe de un país, o sea, si nos organizamos una votación, el día de mañana, separamos el municipio que queramos del país que se nos venga en gana.

Algo que ha molestado a muchos, es que el gobierno español ha procedido con firmeza, a fin de preservar el orden público, creo que lo ha hecho de forma correcta y contundente, hay casi novecientos lesionados, lo que ha indignado a la población, por cierto, ninguno de apellidos Mas, Pujol o Puigdemont, los sacrificados son la carne de cañón, la gente común, con las que los oligarcas normalmente crean a sus mártires, que después les dan argumentos para subir sus apuestas y venderse más caro.

Vienen días complicados para España, la prudencia, la serenidad y la moderación, pero sobre todo la legalidad, deberán de ser las guías para solucionarlo.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame