Ýomhurí-ye Eslámí-ye Irán, ocupa junto con Irak la región de las civilizaciones más antiguas hasta ahora conocidas, ya que se han encontrado vestigios de asentamientos humanos que vienen de la edad de piedra, lo que sugiere vida en proceso de sedentarización, y escrituras que datan del III milenio a.C. especialmente en la zona de Susa, ciudad que durante siglos fue la capital de los elamitas, situada a 250 kilómetros del Río Tigris y en las faldas de los montes Zagros.

A mediados del siglo VII a.C. las tribus arias (iranias), triunfan sobre los Asirios y establecen su poder en la región, Ciro I unificó a los persas y conquistó Asía menor, Babilonia, el Levante mediterráneo, y Siria; Darío I, organiza el extenso imperio que para esas fechas llegaba hasta Egipto, y crea importantes vías de comunicación. El imperio pudo sobrevivir gracias a la heroica y constante resistencia que tuvieron frente a los romanos y por ser el vínculo entre éstos y los chinos, sin embargo, esta misma posición territorial hizo que fueran atacados y conquistados por los helenios y Alejandro Magno, sus descendientes los seléucidas, perdieron el territorio a manos de la dinastía Partia, quienes el año 636 d.C. ante el asedio de los musulmanes árabes, el Sah Yazdgard III ya no lo pude resistir debido básicamente a la división interna de su reino, pero especialmente por la fuerza del enemigo que los sometió.

Irán, vistazo

Irán, vistazo

Al paso de los siglos la religión islámica se consolidó en Persia, bajo los paradigmas de chiismo; de forma muy breve, debemos recordar que los musulmanes, tienen como Profeta a Abu I-Qàsim Muhamman Ibn, los cuales a la muerte de Mahoma, sufrieron una escisión importante en la búsqueda del sucesor, los Suníes siguieron a Alí Abn Abi Talib, primo y yerno del guía, casado con Fátima, actualmente congregan a más del 80% de los musulmanes, asentados básicamente en Arabia Saudita y religiosamente basan sus preceptos en el Corán y la Sunna (dichos y hechos del profeta), consideran que no hay intermediarios entre la divinidad y el hombre, por lo mismo no aceptan sus representaciones o santos; por su parte los Chiíes, siguieron a Muawiya Ibn Ibi Sufyan, actualmente representan poco más del 10% de los musulmanes, con feligreses especialmente en Irán, sus preceptos religiosos los rige el Corán y la transmisión oral a través de los Mulás y Ayatolas, creen en los santos.

Después de una monarquía-dictadura de la familia Pahlavi, que Estados Unidos mantuvo en el poder hasta el triunfo de la revolución islámica en febrero de 1979, cuando triunfaron los Ayatolas encabezados por Ruhollah Musaví Jomeini, teniendo como paradigma el secuestro de la Embajada yankee en Teherán, y como respuesta el boicot decretado por parte de los norteamericanos a la comercialización del crudo iraní, al que se permitió la venta solo para uso “humanitario”, a cambio de medicina y alimentos, y con ello no solo aisló al país y su población, sino que pasaron a ser sinónimo de enemigos de occidente y encarnaciones del mal, como un ex presidente estadounidense los etiquetó.

Aprovechando la llegada al poder del moderado, Hasán Rouhaní, considerado dentro de la diplomacia el Sheij (quien alcanza la perfección en; edad, conocimiento, sabiduría, espiritualidad y guía), doctor en derecho constitucional por la Glasgow Caledonian University, quien ha buscado acercar a su país al mundo, y logró que se sellara el acuerdo que se negoció durante trece años el 14 de julio de 2015, al firmarse el  Pacto Integral de Acción Conjunta, entre Irán, y el grupo conformado por; Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, y Rusia, en calidad de garante signó la Unión Europea, todo con el aval de la Organización de Naciones Unidas, se permitiría al país islámico, negociar su petróleo y  poder elevar el nivel de vida de su población.

En uno de los primeros actos de gobierno en asuntos internacionales Donald John Trump, decidió sacar a su país del acuerdo mencionado, lo que puso a diversas naciones  especialmente China, India  y los europeos con la preocupación de que volviera s sufrirse una escalada en las tensiones en la zona de oriente cercano, sin duda alguna la región, más explosiva del planeta, después de un año de negociaciones fallidas y de un alza en la intensidad de las declaraciones que han pasado por un escalamiento en las fricciones especialmente con Reino Unido, por el tema del secuestro y ataques armados contra barcos petroleros que cruzan el estrecho de Ormuz.

Esta semana que termina, deberemos estar muy atentos al incremento de las tensiones, por una parte Rusia, China, y Turquía, han garantizado a los arios su apoyo indiscutible, en la otra parte del tablero están, los británicos, que tienen un BREXIT fallido, y la asunción complicada de su nuevo Jefe de Estado, más un presidente Trump, que rompió el pacto nuclear con Rusia, con casi 35 años de sutil eficacia, el mundo vive momentos por demás complejos.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame