Sin lugar a dudas la japonesa, es la dinastía reinante más antigua del mundo, ya que sus registros datan del año 660 antes de Cristo, la leyenda dicta que el primer rey fue Jinmu Tennó, sin embargo, al día de hoy los historiadores discuten su existencia y la de los siguientes 13 gobernantes hasta Chúai Tennó, en lo que sí concuerdan los especialistas en estos temas, es en la existencia de Ójin Tennó decimoquinto emperador, del cual el Kojiki y el Nihonshoki (primer  y segundo libros de historia japonesa), dicen es nieto de Keiko Tennó, el duodécimo dentro de este linaje, del cual como decíamos, no existe certeza total de su existencia.

Lo cierto es que pese a esas dudas, el primero de mayo pasado ascendió formalmente al trono de Japón Hiro-no-miya Naruhito Shinnó, quien fue proclamado como el emperador 126 o 112 dependiendo el rigor histórico, del reino, el 22 de octubre que recientemente pasamos, en lo que sí coinciden todas las crónicas, es que prevalecieron dos cosas, la sobriedad y la tradición; en una ceremonia que no se daba desde 1990 cuando Akihito fue coronado.

El ahora ex emperador Akihito, es el primero en 200 años que abdica, lo hizo hace dos años, haciendo efectiva su renuncia el 30 de abril de este año, por lo que su hijo Naruhito en el legendario trono Takamikura, se autoproclamó rey del país, y con ello recibió los tres tesoros imperiales, la Kusanagi, la gema y el espejo.

Según la leyenda, cuando la Diosa Sol Amaterasu Ó-Mikami, se escondió en una cueva de su hermano Susanoo Dios del mar, las tormentas y las batallas, causando con ello la obscuridad, la Diosa de la alegría, la fertilidad y la danza, Ama no Uzume, colocó a fuera del escondite una gema y un espejo, que fueron de la curiosidad de Amaterasu, quien al salir a ver su reflejo, dio la nuevamente luz al mundo, en disculpa Susanoo le regalo la espada Kusanagi elaborada del cuerpo de una serpiente de ocho cabezas. Estos tres objetos fueron donados por Ninigi no-Mikoto abuelo de Jinmu y desde entonces están en la familia real.

La nación nipona es un conjunto de 6,852 islas, que en suma hacen un total de 377,915 kilómetros cuadrados, la ciudad principal y capital es Tokio que ostenta el título de ser la más grande en extensión territorial en el planeta, Japón es la tercera economía del mundo de acuerdo a su Producto Interno Bruto (PIB), solo después de Estados Unidos y China, además está colocado en el lugar 19 del Índice de Desarrollo Humano (México es el 74), en donde destaca ser el segundo país con mayor esperanza de vida para la mujeres, y en el mismo lugar después de Singapur en homicidios, a pesar de estar impedido para declarar la guerra, porque su constitución se lo impide, dedica importantes sumas del presupuesto al ejército, a grado de ser el sexto más importante del orbe, por debajo de los estadounidenses, los chinos, rusos, británicos y franceses.

La constitución japonesa que data de finales de la Segunda Guerra Mundial y que les fue elaborada por nos estadounidenses y proclamada en 1947, establece el papel de la monarquía de manera protocolaria, bajo ninguna forma o concepto se pueden pronunciar en asuntos políticos y llevan actos estrictamente de representación, diplomática internacional y ante algunos eventos internos de asistencia social, que permiten al país tener un estatus de igualdad y representación laica, por lo que hubo algunas manifestaciones en contra de esta ceremonia la cual es sionista, además de no dejar de tener un halo de discriminación de género ya que aun hoy en día, el sucesor al trono, no sería la hija del emperador, sino su sobrino, cosas que sin duda tendrán que ir ajustándose, si es que desean que la legendaria dinastía Yamato continúe reinando como lo hace desde hace cientos de años.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame