Tras ser pospuesta más de un año, esta semana que termina se llevó a cabo el encuentro de los monarcas sextos de los reinos de España y Marruecos, Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia (Felipe VI), visitó a Sidi Mohamed Ben el-Hasán Ben Mohamed Yusef el-Alauí (Mohamed VI), cita que duró poco más de 24 horas en la capital del país africano.

 

Muy lejanos y olvidados quedaron julio de 2002, cuando gendarmes magrebíes se instalaron en el islote de Perejil (Laila), y generaron una fricción que estuvo a punto de desembocar en una escalada mayor, así como noviembre de 2007 cuando, una visita de Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón Dos Sicilias (Juan Carlos I), a las ciudades africanas de Ceuta y Melilla, reivindicadas como territorio marroquí, hizo que renaciera la tensión, hoy las relaciones entre ambas naciones a lo visto durante la estancia del rey español en Rabat, en la que recibió un trato excelso, en el que toda la familia Alauí, estuvo en todo momento acompañándolo y atentos a cubrir cualquier deseo que tuviera, van en lo que caben bien, siendo dos vecinos tan dispares.

 

Marruecos es sin duda uno de los lugares del globo terráqueo más antiguos, habitado originalmente por los semi-nómadas bereberes, y después por los árabes, fenicios, sefardíes, judíos y africanos subsaharianos, actualmente es el sitio en donde hay la constancia más vieja del homo sapiens, y muy pocas circunscripciones tienen cuatro ciudades imperiales; Fez, Marrakech, Mequínez y Rabat, la primera de ellas fastuosa, mágica, olorosa y tradicional, aparece ya en los mapas más arcaicos del mediterráneo.

 

La familia bereber de los Almorávides, reemplazaron a los Idrisíes árabes, dando a partir de entonces esplendor al reino y extensión al territorio, llegando hasta al-Ándalus, se dicen descendientes del profeta Abú l-Qásim Muhammad ibn ´Abd Alláh ibn ´Abd al-Muttalib ibn Hásim al-Quraysí, Mahoma, a través de su hija Fátima az-Zahra y su yerno Alí Ibn Tálib, actualmente el decimoctavo Rey de la dinastía Alauí, Mohamed VI, gobierna el país que sus ancestros han heredado desde 1666, ostentando además el cargo de líder religioso de los fieles, desde hace casi veinte años, exactamente quince más que su visitante español, haciéndose acompañar  durante todos los encuentros por su hijo y heredero de tan solo 15 primaveras.

 

v actúan en un limbo entre el protocolo y lo legal, ya que pueden establecer cualquier tipo de negociación y en ellas plantear las cosas más audaces, no comprometiendo de manera formal al gobierno español, pero si resulta exitoso el planteamiento se llevan ganancias importantes. En esta ocasión, al tener once acuerdos en firma, paso a ser de un viaje de recreo y buenos oficios a una visita de Estado, es apenas la séptima de este tipo que tiene Felipe VI desde que en junio de 2014 es Rey, previamente las tuvo en Francia, México, Portugal, Japón, Gran Bretaña, y Perú.

 

Hoy se firmaron acuerdos que van desde cooperación energética, fortalecimiento de la seguridad, lucha contra la delincuencia, facilidades para el transporte aéreo y marítimo, así como fortalecer los lazos culturales, ello a través de la donación del Gran Teatro Cervantes que gracias a los esfuerzos y empeño de María Esperanza Orellana Noguera se construyó en 1913, a unos pasos del antiguo cementerio hebreo, construcción que buscaba hacer un símil a los que funcionaban en Madrid en esa época, llegando verse actuar en sus tablas a los artistas más conspicuos de inicios del siglo XX, por lo que, cuentan las crónicas se abarrotaban sus 1,400 butacas, hasta llegar a ser considerado el más importante de África del norte.

 

Como puede esperarse no todo se resolvió quedan pendientes diversos convenios que a España le interesan mucho; el primero de ellos, que sus pesqueros puedan sustentarse con los caladeros de los mares territoriales españoles, lo cual Marruecos aún no acepta, y segundo el delicadísimo asunto migratorio, porque a pesar de los refuerzos europeos en Ceuta, Melilla y el estrecho de Gibraltar, tan solo el año pasado cruzaron de manera indocumentada más de 65,000 personas, lo que significó el doble que el año 2017, lo más grave es que, muchos subsaharianos han optado por buscar las costas de las islas Canarias donde verdaderamente ponen la vida en juego y es innumerable el numero que la ha perdido, en su intento por alcanzar el objetivo, ya que ello significa ir a mar abierto y las corrientes marítimas normalmente les pasan la factura.

 

El monarca español, le pidió al rey magrebí en este caso de la migración, un compromiso acorde con la divisa de su reino “Plus Ultra”.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame