Hasta el día de hoy si una mujer en Arabia Saudita, requiere manejar un vehículo automotor, es obligatorio que viaje con ella, su esposo, hermano, padre o tutor, bajo ninguna circunstancia está permitido lo haga sin asistencia de un varón, o acompañada solo de otras mujeres.

Esta semana el Rey, Guardián de los Lugares Santos, Salman Bin Abdulaziz, autorizó la creación de una comisión, que tendrá como objetivo principal, crear los mecanismos jurídicos y religiosos, que permitan que las mujeres tengan licencia de manejo, sin que sea necesario estar custodiadas al momento de transitar, ellas conduciendo.

Lo que es una normalidad en el resto de los países del mundo, hoy comienza a discutirse en una de las naciones más ricas del orbe.

Mujeres al volante

Mujeres al volante

Las complicaciones en Arabia Saudita, han venido en aumento y algunas muestras de ello, son el pulso que mantiene con Catar, país vecino e infinitamente más pequeño, con el que rompió relaciones diplomáticas y al que ha solicitado que su televisora Al Jazeera, cierre sus transmisiones, condición sine qua non, para iniciar la normalización del vínculo, además al interior, se han ejecutado a casi 300 personas los últimos dos años, síntoma inequívoco de que la situación política-social, en el país petrolero no están bien y requiere urgentemente una apertura democrática, en donde sin duda, el reinado del representante de la casa Saúd, será duramente cuestionado. Los cambios tendrán que hacerse con mesura y sensibilidad política, si no se desea que se repita la historia vivida en Siria, Egipto, Libia y Túnez, que a pesar de algunos altibajos, es la mejor experiencia vivida y podría ser un ejemplo a seguir.

La crisis principal se vivió en meses pasados, cuando pese a la solicitud de diversos países y líderes religiosos, se mantuvo la decisión de ejecutar al Jeque Nimr Baqr Al-Nimr, altísima y amada autoridad Chií, acusado de sedición en la época de la llamada primavera árabe. Debemos recordar que los Musulmanes se dividen en dos grandes vertientes, todos tienen como Profeta a Abu I-Qàsim Muhamman Ibn, pero a la muerte de este, sufrieron una escisión importante en la búsqueda del sucesor; los Suníes siguieron a Alí Abn Abi Talib, primo y yerno de Mahoma, casado con Fátima, actualmente congregan a más del 80% de los musulmanes, asentados básicamente en Arabia Saudita y religiosamente basan sus preceptos en el Corán y la Sunna (dichos y hechos del profeta), consideran que no hay intermediarios entre la divinidad y el hombre, por lo mismo no aceptan sus representaciones o santos; la otra óptica son los Chiíes, quienes siguieron a Muawiya Ibn Ibi Sufyan, actualmente representan poco más del 10% de los musulmanes, con huestes especialmente en Irán, sus preceptos religiosos los rige el Corán y la transmisión oral a través de los Mulás y Ayatolas, creen en los santos. El 5% por ciento restante pertenecen a los Jariyistas, seguidores de Abd Al Rahaman Ibn Muljam, asentados principalmente en lo que hoy es el reino de Omán, tienen como precepto básico la libertad, al grado de considerar que entre todos deben elegir al Califa, y puede ser electo aun siendo esclavo.

“El paso que hoy se da, tiene un gran valor en todos sentidos, desde los elementales derechos humanos y la igualdad de género, hasta los matices religiosos que indudablemente trastoca”

Por ello, es que el paso que hoy se da, tiene un gran valor en todos sentidos, desde los elementales derechos humanos y la igualdad de género, hasta los matices religiosos que indudablemente trastoca, si bien el embajador árabe en Estados Unidos, mencionó que es más un asunto cultural que religioso, lo cierto es que, la decisión se tomó después, de que la mayoría de los miembros de la Autoridad de los Ulemas del reino (eruditos del islam), no se opusieran a que ellas conduzcan, y que estén dentro de las garantías de la ley islámica, para evitar problemas que pudieran surgir, en su momento se enviaran notificaciones a la estrictísima policía religiosa, que controla la vida saudí, especialmente las calles y los centros comerciales.

El avance logrado, si bien parece poco, es muy importante, faltan muchos pendientes, como permitir a las mujeres abrir una cuenta bancaria, mostrar su rostro maquillado en público, estar solas en la playa, eliminar las entradas separadas a los edificios públicos, probarse ropa en un tienda, leer una revista femenina sin censura, o tener el derecho básico de visitar a sus muertos, y poder entrar a un cementerio, sin duda habrá que ir derrotando esas barreras, al Guardián de los Lugares Santos, a sus 82 años, avanzará lo que su tiempo y tradiciones le permitan, si bien el reclamo internacional y evidentemente al interior, es cada día más fuerte, también deberá cuidar la estabilidad de su gobierno en fino equilibrio, con los grupos conservadores y quienes reclaman apertura.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame