La etnia Han en China, es indudablemente el grupo poblacional más numeroso del país, de un total de 1,300 millones de habitantes, el 92%, pertenecen a dicha raza, en Taiwán, el 98%,  y en Singapur, el 75%, equivalen al 20 %, de la población mundial, sin embargo, ello no les ha garantizado ostentar el poder del país, por ejemplo, entre 1644 y 1912, estuvieron dominados por la dinastía Qing.

Durante esta semana, uno de los suyos, alcanzó el poder absoluto chino, Xi Jinping, (en chino el apellido se escribe primero, por lo que si lo “tropicalizamos” debería de ser Jinping Xi), es actual líder del país más poblado del planeta, nació en la capital, en junio de 1953, después de participar trabajando en el campo, durante la Revolución Cultural impulsada por Mao Zedong, ingresó a la Universidad Tsinghua, de la que se graduó como ingeniero químico, y posteriormente, ahí mismo, obtuvo su doctorado en Teoría Marxista.

Desde muy joven construyó su poder, especialmente en la zona del mar pacifico, tenía solo 29 años, cuando ejerció su primer cargo de gobernador en la provincia de Hebei, posteriormente ocupó el mismo puesto en Fujian y Zhejiang, y finalmente en la municipalidad de Shanghái, de donde pasó a ser vicepresidente del gobierno de Hu Jintao en 2008, lugar en el que se mantuvo hasta que, en noviembre de 2012, lo nombraron Secretario General del Partico Comunista de China y Presidente de la Comisión Militar Central de la República Popular China, nombramientos previos, sine qua non, para que pudiera ser nombrado en marzo del año siguiente, Presidente de la República.

Sin lugar a dudas, China es el país que más ha aprovéchalo la actual incertidumbre que Estados Unidos está generando a nivel global, y sin duda, busca sustituirlo, América Latina puede ser un buen ejemplo, el crecimiento de su influencia, en los últimos tiempos, ha buscado incidir en el desarrollo comercial y económico, de los países de la región, el año pasado en una gira por la zona, Xi Jinping mencionó, que existe la posibilidad de abrir un gran intercambio económico y desarrollar nuevos campos de relaciones, en donde tendrían la posibilidad de invertir hasta $250,000 millones de dólares, los próximos diez años, para crear una estrecha comunidad China-América Latina.

XI JINPING, el nuevo líder del mundo

XI JINPING, el nuevo líder del mundo

Algunas muestras de ello, ya se construye en Nicaragua el canal Transoceánico, que se calcula costará $50,000 millones de dólares, para atravesar los 280 kilómetros y que su primera etapa deberá estar inaugurándose en 2019, vendrá a ser una competencia directa con Panamá; la base del Paraje de Quintuco, provincia de Neuquén, en Argentina, descrita más, como una base militar, pero según ambos gobiernos, solo con fines de comunicaciones; y Venezuela en donde  Nicolás Maduro Moros, confía en que el actual líder de los asiáticos, lo siga viendo como el aliado sudamericano, en donde ya se tienen fuertes inversiones en agricultura, vivienda y transporte, además de préstamos que el año pasado llegaban a 62.2 mil millones de dólares, una cifra muy superior a lo otorgado en su conjunto a toda la región, obviamente la garantía es poder seguir succionando el petróleo, que es la única moneda de cambio de los bolivarianos.

Lo vivido por los sinos los días pasados, solo había pasado con Mao Zedong, ni siquiera Deng Xiaoping, que gobernó el país, sin cargo oficial, digamos tras el trono, desde prácticamente 1978, hasta su muerte en 1997, fue categorizado como el actual líder, hoy en China se dice que el camarada Deng, los hizo ricos y que el camarada Xi, los hará fuertes.

Son 14 las tesis, que de ahora en adelante pasarán a ser parte de la constitución del país, como inclusión de su pensamiento, y  teoría que se enseñará en las escuelas, a los niños y jóvenes, algunas de ellas son; 1. Garantizar el liderazgo del partido, por sobre todo el trabajo, 4. Adoptar una nueva visión para el desarrollo, 5. Ver que la sociedad, es quien gobierna el país, 6. Garantizar que cualquier área de gobierno, este basada en el derecho, 7. Defensa de los valores socialistas, 9. Garantizar la armonía entre lo humano y la naturaleza, 10. Perseguir un enfoque global para la seguridad nacional, 12. Defender el principio de “un país, dos sistemas” y promover la reunificación nacional, 13. Promover la construcción de una sociedad de futuro compartido con toda la humanidad, y 14. Ejercer un control total y riguroso del partido.

“Durante esta semana, uno de los suyos, alcanzó el poder absoluto chino, Xi Jinping…”

No creo de ninguna manera, que los liderazgos absolutos sean benéficos para una sociedad, sin embargo, la unidad, si se quiere forzosa, en la que hoy se ven involucrados los chinos, en esta coyuntura internacional, ante la época delirante que vive Estados Unidos, es posible los posicione muy cerca de su objetivo, liderar el mundo.

Sigue leyendo a José Ortíz Adame