A manos llenas…

Cuando llamaron a todos los niños consentidos del mundo, salieron muchos bebés abortados, otros que nacieron desnutridos y murieron al poco tiempo de intuir la luz de esta realidad… otros que acribillaron a sus madres con el bebé en el vientre… y estos fueron expulsados medio vivos y murieron al instante…

Tener Autoridad para repartir a manos llenas: ¿Qué se reparte? Simplemente: Vida Eterna o Mundo venidero… como lo queramos llamar o muchos pedazos –parcelas- de Cielo…

Sin mezquindades de ningún tipo, borradas todas las maldiciones para siempre. Dios decidió perdonarnos a todos: “rodilla en tierra” solo ante Él… ante HaShem: borradas todas las amenazas ancestrales…

Después ¿Qué pasará...?

Después ¿Qué pasará…?

Sembrada la paz –shalom- aunque tú que lees no lo quieras… aunque sea a regañadientes… donde el libre albedrío ha sido anulado para siempre… porque aquí se hace la Voluntad de quien inspira esta generosidad… que solo puede ser Dios… besarse todos los hombres, un beso al mundo entero… de parte del Creador…! Simplemente porque es superior a todo… y como es dueño de todo: ¡…PUEDE REPARTIRLO A MANOS LLENAS A QUIEN QUIERA… a su CREACIÓN…! Porque encima de las estrellas debe haber un Padre amante… ¡misericordia por favor…!

Vida Eterna… a toda la humanidad… unos quedarán avergonzados, otros exaltados… Cada quien sabe en qué lugar estará: mientras otros dirán: ¿Qué hago yo aquí? ¿Cómo llegué a la Gloria? Si nunca hice nada para merecerlo… ¿Qué sitio tan raro es éste? Y vagarán por las calles de oro para siempre, enloquecidos… Los que eran buenos, son malos.  Y los malos no son mejores… Y los malos-malos no son dueños de sus actos: están enfermos del alma y de la mente… ¿Quién sabe por qué?… ¿Qué no quieres el perdón de Dios? Ya lo sabía… Después ¿qué pasará…? Y no se trata que de «buenas intenciones está lleno el infierno»; sino apagar su llama final…!

¡Y así llegó el perdón que Dios tanto necesitaba dar… cada quien en su nivel de Gloria…! No juzgues y no serás juzgado…

Sigue leyendo a Juan Carlos Martin