Un día amanecerá más temprano que nunca… se sentirá una atmósfera rara y tranquila, parecerá PAZ: Es que ya los ángeles lo han preparado todo por orden de Dios.  Este día será llamado el día de las lágrimas…

 

Todos nos encontraremos. Cuando se dice “todos” hacemos referencia a todos los hombres pecadores y a todos los ángeles fieles a Dios.  Cuando Dios tome la palabra y diga lo que no sospechamos “Él” quisiera decir: el Día que Dios hable: el último día…

 

La gran caja negra de los secretos de toda la Humanidad será abierta; y todos sabremos las glorias y las miserias de todos… como si pudiésemos ser omniscientes, aunque sea en este aspecto…

 

Dramáticamente lágrimas surgirán: contrición bendita. Algunos no dejarán de llorar por horas gritando sus propios horrores como los ve Dios: como cuya alma contaminada no cabe en su cuerpo… hasta alcanzar, en esta purificación acelerada, la perpetuidad: en paz y sin ningún tipo de remordimiento. totalmente tranquilos…

 

Después de que aquel decreto perpetuo sea pronunciado: Que toda la Humanidad vuelva a Dios; se organizarán espontáneamente las eternas jerarquías donde todos, como en una espiral bendita iremos extendiendo los brazos a la Divinidad hasta casi poder tocarla, besarla, abrazarla… y llorar… de nuevo: pero no un llanto de condenación, sino de arrepentimiento; ascendiendo en nuevos estados de vida o conciencia y sin final. Contrición…

 

 

Una decisión divina un poco –bastante- injusta; pero donde se ha derramado la cornucopia de la Misericordia en forma de amor al Mundo entero… Entonces ¿perdonaremos a Dios? –Parece una pregunta absurda- No lo sé… pero nos perdonaremos los unos a los otros y a nosotros mismos.

 

Porque nada inmundo podrá entrar a la ciudad… Este mundo ya está dando sus últimos suspiros… algunos dicen que Dios no se deja alcanzar en generosidad… Y nos seducirá de tal manera… de tal manera… Contrición, consuelo… simplemente soltar la carga…

Si aquí están absolutamente incluidos todos los hombres: No lo sé…! ¿Quién no está interesado en que se hagan realidad estas ideas?

 

 

Sigue leyendo a Juan Carlos Martín