¡Aquel que me ayuda hará que todo sea mejor…!!!

 

Mi alma grita “en mil pedazos” de voz inaudible, puesto que está como desterrada de la vida… enferma y desvalida. Está tratando de completar su “materia pendiente”: la que no pudo aprobar en su estancia pasada en este mundo: concientizando su ¿Transmigración? ¿Por qué no?…

 

No ha sido fácil llegar a este punto, tratando de hacerme entender en las manos de mucha gente durante largos años… Estas personas tuvieron ciertas capacidades, pero no la capacidad perfecta para auxiliarme completa y eficazmente. Puesto que ni ellos ni yo entendíamos todo el panorama en una aceptable o cierta perfección (si se puede usar este último término).

 

Y si hablamos de perfecciones, si hay alguien que me puede ayudar a cerrar el ciclo, a reconstruir los muros antiguos que por siglos han estado derribados en estado de total desolación… Él es el que me ayuda: Dios…

 

Pero aquí estoy yo: “Para darle Vida a mi Vida”; que han tratado de quitármela sin atentar físicamente contra mí: y reincorporarme a lo que se supone que fui: y digo “supone” porque no me interesan las leyendas que buscaron manipular lo que fue mi imagen pública, de la cual… en realidad, no sé en qué consistió… porque no tengo mucho qué ver con ella…

Porque no confío en los verdugos de las letras, en los verdugos de mi persona y de tanta gente. Así se aclarará todo, pero no por mí porque soy ignorante y no tengo los estandartes del poder de este mundo… Sino por El que me ayuda…

 

Será Dios el que se encargue de deshacer este rompecabezas mal armado, para destruirlo y volver a los orígenes de mis orígenes, de mis orígenes, de mis orígenes y de mis orígenes.

 

Entonces la “materia pendiente” de porque estoy en este mundo (por lo menos para efecto de mi consumo personal) habrá quedado completada y así podré reunirme con mi ascendencia y no regresar más a este lugar… donde se trata de “adornar” de tantas maneras una existencia tendente a lo nocivo.

 

Mi visión de este plano es negativa y no quiero estar aquí: ¡Aquel que me ayuda hará que todo sea mejor…!!! Mi alma grita “en mil pedazos” de voz inaudible, puesto que está como desterrada de la vida… enferma y desvalida. Está tratando de completar su “materia pendiente”: la que no pudo aprobar en su estancia pasada en este mundo: concientizando su ¿Transmigración? ¿Por qué no?…

 

¿Quién podrá ayudarme?

Nadie, esto lo tengo que resolver yo solo, conmigo mismo y con El que me ayuda… Hasta ahora así ha sido: ¡yo solo… con El que me ayuda…!

 

Sigue leyendo a Juan Carlos Martín