¿Quién es tu Rey?; ¿Cómo es tu Rey?; ¿Quién es tu Rey?

Yo tengo un Rey… Para relacionarse correctamente con Él, hay que convertirse un poco en esclavo, un poco en súbdito, en lacayo o algo así… en fin… entregarse al vasallaje… ¡…entendiendo un digno grado de inferioridad…!

Y mi Rey me dijo tantos secretos que no puedo decir delante de sus enemigos, porque inmediatamente me eliminarían… Y hay gente que no sabe que son enemigos de mi Rey… pero esto es un secreto… mientras que otros lo son abiertamente…

Y mi Rey, mi Rey es diferente: es ideal, es luz, es todo… y lo abarca todo, es Inmenso, Inmensísimo. Nada se le asemeja, incomparable. Se aleja y se acerca. Ese es mi Rey…

Mi Rey y yo, tenemos una relación donde caben tantas palabras que pudieran describirla, que igualmente lo abarca todo. Desde el principio hasta el final.

Ese es mi Rey magnífico, que me encanta que me esclavice y me domine, porque allí encuentro una libertad apropiada a lo que Él creó y es dueño; o sea, todo lo que existe…

Y así estamos esperando Él y yo, encontrarnos un día y ser libres de todo lo que nos separa… porque mi Rey me puso tantos obstáculos y problemas para que desesperadamente lo buscara, que ese privilegio no lo tiene todo el mundo…

Y ahora te pregunto a ti:

¿Quién es tu Rey?; ¿Cómo es tu Rey?; ¿Quién es tu Rey?

Mi Rey es transparente, cristalino… terrible en hazañas y prodigios. Él es el Rey…

Sigue leyendo a Juan Carlos Martin