…Una vez hubo un misterio originario, entonces todo era perfecto, solamente existía el misterio y su poder, y el misterio coexistía solo consigo mismo, quizá el propio misterio desconocía de dónde había aparecido, esto era misterio para Él mismo, pero el misterio era feliz, las más bellas melodías acariciaban sin cesar su ser y al misterio… nada le importaba, nada le incomodaba, era feliz, el misterio era infinitamente feliz… Nunca supo el misterio cuál fue su origen, tampoco quería saberlo, ¿Para qué saberlo?, Por lo tanto no traten de indagarlo, no podía Él decodificar esta palabra o idea… simplemente Él se hizo a sí mismo.

El misterio no podía mirar para atrás, solamente sabía que se expandía sin cesar hacia todas partes… Entonces el misterio dijo: Voy a crear, de mí mismo… la Vida y el misterio se hizo Vida y materia… mezcla de éxtasis con asombro… milagro y disfrute… risas y descanso… Entonces el misterio fue aún más feliz, el misterio podía dar ordenes sin palabras, todavía no había inventado las palabras, el misterio podía crear sin ningún esfuerzo, el misterio se percató que dentro de Él había un sentimiento, lo alimentó, lo hizo crecer, produjo fruto y los mortales posteriormente le pusieron el nombre de amor…

Así el misterio vio que aquello era bueno, pero había tantas cosas dentro del misterio, que se volvió extremadamente delicado y sensible, y se sonrojó, de una fragilidad indestructible, pero fragilidad al fin… Entonces el misterio después que hizo todas las cosas… se escondió por un instante… así que cuando el misterio volvió y puso sus ojos sobre lo que hizo, esto estaba contaminado por algo que los mortales posteriormente llamaron maldad, el misterio se percató de que Él era necesario, absolutamente necesario… Entonces el misterio entendió que los mortales necesitaban ayuda… porque ya la Vida que había preparado para ellos estaba desvirtuada… Así el misterio sintió por primera vez misericordia, tuvo lástima de la situación de los mortales… Se entristeció mucho… era primera vez que sentía la tristeza… Así el misterio dijo: Dejemos que los mortales me busquen hasta que me encuentren… y así los mortales comenzaron en frenética búsqueda a tratar de entender el misterio, y el misterio se hizo a sí mismo “misterio” para sí mismo “misterio”…

Hay misterios que no se pueden conocer del todo, y el misterio decidió suprimirse de conocer tantas cosas, el misterio sufre, no es fácil ser el misterio, aunque el misterio tiene todo el poder… es una personalidad demasiado compleja, que el mismo misterio ha tenido que aprender a manejar, el misterio tiene derecho de aprender a ser misterio… poco a poco… con el tiempo… a ser misterio, un misterio incomprendido… pero al fin… misterio… Es que es tanto poder junto… tanta gracia es demasiado misterio, aunque se desborda de Él… así el misterio cerró y selló una Puerta, la llamó Sagrada y la declaró “misterio”; y el misterio se hizo a sí mismo “misterio” para sí mismo “misterio”… ; y el misterio se hizo a sí mismo “misterio” para sí mismo “misterio”… ; y el misterio se hizo a sí mismo “misterio” para sí mismo “misterio”… pero el misterio prometió: “un día abriré la Puerta, Sagrada Puerta… y conoceré mi propio misterio otra vez, ya el misterio, mi misterio, no será para mí misterio… para nadie seré misterio… más nunca seré misterio.

Entonces… todos los mortales conocerán verdaderamente la Vida: mezcla de éxtasis con asombro… milagro y disfrute… risas y descanso… pero multiplicado todo esto en una infinita proporción… Y ninguna Puerta podrá ser sellada ya…”. Porque Dios también aprende y descubre cosas nuevas cada día… porque el misterio no cesa de crecer, el misterio no cesa de expandirse, el misterio no cesa de conocerlo todo, todas las puertas están abiertas para el misterio, porque para el misterio ya nada es misterio, porque el misterio es misterio para todos menos para él mismo, ya abrió la Puerta Sellada y Sagrada…

Pero no todos pueden conocer este misterio originario, no todos están preparados… es algo fuerte, trascendental, imposible… es… sencillamente misterio…

Sigue leyendo a Juan Carlos Martin